Publicidad

AP News

La iniciativa para extender la vigilancia militar en las calles de 2024 a 2028 recibió el aval del presidente Andrés Manuel López Obrador y Alejandro Moreno, Alito, dirigente nacional del PRI, aunque senadores de este partido manifestaron que rechazan la propuesta. El PRI entró en en un estira y afloja entre la Alianza por México, a la que sus aliados del PAN adviortieron que puede llegar a su fin, y López Obrador, quien les aconsejó divorciarse de los conservadores.
Todo empezó en la conferencia mañanera, cuando al mandatario le preguntaron sobre la iniciativa que presentó la diputada Yolanda de la Torre para extender hasta 2028 la vigilancia militar. “Si el PRI plantea ayudar, haría muy bien. Y que se deslinde ya… del conservadurismo, de lo rancio”, afirmó.
Al manifestar que al tricolor no le ha ido bien electoralmente, agregó: “Cualquier partido lo que busca es salir adelante. Y si les está yendo mal, pues solo que sean masoquistas. O sea, ¿qué hacen? Si por eso existen los divorcios”. El mandatario admitió también que cambió de opinión sobre su propuesta de sacar a las fuerzas armadas de las calles para regresarlas a los cuarteles.
Defendió su decisión al asegurar que el pueblo estaba en la indefensión, ya que para combatir el crimen su gobierno solo contaba con laPolicía Federal, que estaba encabezada por “los que ahora están en la cárcel o acusados o están prófugos”. Manifestó: “Sí, sí, sí cambié de opinión ya viendo el problema que me heredaron, cómo enfrentar el problema de inseguridad.
Sí sabía yo desde el principio, y estoy convencido de que la paz es fruto de la justicia. Y eso es la base de la política de seguridad”. Sin embargo, recordó que en su libro La Salida, que publicó en 2016, “ya hablaba yo de la posibilidad de que el Ejército ayudara en tareas de seguridad pública”.
Abrir foto
Publicidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.