Publicidad

Univision Noticias

El Departamento de Seguridad Nacional elabora un plan piloto para identificar por medio de un carné a los indocumentados que llegan a la frontera y son procesados dentro de EEUU. Mientras unos aplauden la iniciativa, otros se preguntan si facilitará las deportaciones o atascará aún más los trámites del servicio de inmigración.
La semana pasada medios estadounidenses reportaron que el gobierno de Joe Biden elabora un plan para crear una nueva tarjeta de identificación para indocumentados, sobre todo aquellos que llegan a la frontera y son procesados por las autoridades federales de inmigración.
Tanto la cadena CNN como el sitio Axios indicaron que el plan está siendo preparado por el Departamento de Seguridad Nacional (DHS). Y que el documento permitiría a los titulares, por ejemplo, solicitar y recibir beneficios legales disponibles o abordar un avión para viajar a otro estado dentro de Estados Unidos mientras se resuelve su situación migratoria.
Si bien por ahora se trata solo de un plan piloto, activistas y abogados consultados por Univision Noticias advierten que, puede tratarse de una gran noticia si el objetivo es conceder algún tipo de beneficio migratorio, pero si el gobierno lo utiliza como mecanismo para vigilar, muchos indocumentados optarían por seguir ocultos en las sombras.
Plan piloto

De lo que se sabe hasta ahora, el plan piloto para la creación de la tarjeta de identificación de indocumentados (Secure Docket Card) está a cargo de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE), agencia federal encargada de las deportaciones que opera bajo el mando del Departamento de Seguridad Nacional (DHS).

Qué información incluirá

La nueva tarjeta de identificación incluirá:

· Nombre del extranjero

· Número de extranjero (A-xxx xxx xxx)

· Nacionalidad

· Fecha de nacimiento

· Toda aquella información relevante para efectos de inmigración, entre ellas dirección).

Fondos para el programa

El presupuesto de gastos del DHS para el año fiscal 2023 incluye partidas de dinero específicas ($10 millones) en el capítulo Operaciones de Ejecución y Remoción para el funcionamiento del programa de ICE conocido como Secure Docket Card. El plan es permitir el acceso a expedientes y documentos migratorios de no ciudadanos (extranjeros) a expedientes y documentos migratorios.

El presupuesto también asigna $20 millones para el manejo del Programa Alternativas de Detención (ATD) para casos de adultos y jóvenes.

Por qué la tarjeta

Una fuente citada por CNN dijo que uno de los principales problemas que tienen los inmigrantes (el 50%) para rendir cuentas dentro del marco del proceso, “se debe a que no nos comunicamos bien». Y agregó que la identificación en proceso facilitará la comunicación “sin contratiempos, de manera eficiente y humana».

Qué uso tendrá

La tarjeta de identificación para indocumentados ayudará a “identificar” al inmigrante, podrá usarla para viajar (TSA la aceptará en los aeropuertos por tratarse de una forma de identificación federal) e incluso para gestionar una licencia de conducir en aquellos estados que otorgan esta documentación a extranjeros sin estatus de estadía legal en Estados Unidos.

Estos mapas te muestran qué estados permiten que los indocumentados obtengan licencias de conducir y otros beneficios

Qué ha dicho ICE

«El programa ICE Secure Docket Card (SDC) forma parte de un programa piloto para modernizar varias formas de documentación proporcionada a los no ciudadanos liberados provisionalmente a través de una identificación consistente, verificable y segura”, dijo la agencia por medio de un comunicado.

CNN dijo que el funcionario agregó que la tarjeta segura contendrá una foto, identificadores biográficos y características de seguridad de última generación para el beneficio mutuo del gobierno y los no ciudadanos.

Qué dicen los activistas

Ben Monterroso, director de integración del voto de Poder Latinx, dijo que la nueva tarjeta de identificación para indocumentados puede convertirse en “un nuevo ataque a nuestra comunidad” debido a que no está claro qué hará el DHS con la información que recopile cuando la otorgue.

“Ahora bien, si las tarjetas van a servir para algo, como por ejemplo trabajar, está bien. Pero si el objetivo es para controlar, no nos parece. Ya de por sí cientos de miles de indocumentados se encuentran trabajando en las sombras, por tanto, qué ganaríamos con tener una tarjeta más y con información delicada”, indicó.

“Nosotros lo que estamos pidiendo es programas que concedan beneficios a los inmigrantes, no sistemas para controlar dónde están. Pedimos legalización no controles”, agregó.

Por su parte, Francisco Moreno, de la Confederación de Federaciones Mexicanas en Los Ángeles, California, dijo que “esta tarjeta es más que nada para hacer un conteo rápido de la comunidad indocumentada y los que están llegando recientemente”.

“Los que están (los 11 millones de indocumentados, algunos de los cuales llevan décadas en el país) ya tienen de alguna manera una identificación, una licencia de manejar”, agregó.

“En fin, es bueno que tengan como mínimo una identificación para moverse, tener cheques, viajar. Tiene su lado bueno y su lado malo. Yo me voy por el lado bueno. Sentirse identificado es importante en este país”, indicó.

La otra cara

El plan, sin embargo, tiene una cara oculta: la capacidad de respuesta del gobierno para enfrentar el reto de identificar a miles de inmigrantes indocumentados.

“El plan no solo le permitirá al gobierno tener control sobre los extranjeros indocumentados, sino también administrar los beneficios que otorga el servicio de inmigración. Y aquí hay preguntas que por ahora no tienen respuestas”, dice Ezequiel Hernández, un abogado de inmigración que ejerce en Phoenix, Arizona.

“Si la crean (la tarjeta de identificación) sería federal y los titulares del documento podrían incluso abrir una cuenta de banco, viajar, etc. Por otro lado, si estás identificado, el gobierno tendrá mayor control para poder rastrear a los portadores de este documento y sobre tu paradero, por ejemplo, si no te presentas ante un juez para cumplir con una citación”, agrega.

Hernández señala, además, que la pregunta que falta por responder es “si el servicio de inmigración podrá imprimir los carnés en tiempo si en estos momentos hay colas enormes de otros servicios acumulados por años. Y así saber cuánto tiempo tardará en llegar a las manos del indocumentado”.

Cabe señalar que la Oficina de Ciudadanía y Servicios de inmigración (USCIS) tiene acumulados más de 9 millones de solicitudes de beneficios, entre ellos peticiones de residencia, ciudadanía por naturalización y permisos de trabajo (autorizaciones de empleo).

Publicidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.