Publicidad

Univision Noticias

En el testimonio de Cassidy Hutchinson se dibujó una Casa Blanca y un círculo cercano a Donald Trump consciente de que iba a haber violencia el 6 de enero de 2021 y que, una vez producido el estallido, no hizo nada por varias horas, pese a los ruegos de políticos republicanos al presidente.

En su testimonio ante el comité de la Cámara de Representantes que investiga el asalto al Capitolio, Cassidy Hutchinson, asistente del entonces jefe de gabinete de Donald Trump, Mark Meadows, aseguró que el presidente y su círculo estaban al tanto de la posibilidad de un estallido de violencia por parte de seguidores del republicano el 6 de enero de 2021.

Hutchinson, la primera empleada de la Casa Blanca de Trump en testificar públicamente ante el comité, en una sesión que fue convocada con solo 24 horas de antelación, describió la manera cómo se vivió dentro de la Casa Blanca y en el entorno presidencial la violenta insurrección en el Capitolio, que interrumpió por varias horas la ceremonia de conteo de votos del Colegio Electoral que certificaba la victoria de Joe Biden en las presidenciales.

Al inicio de la audiencia, el presidente del panel, el demócrata Bennie Thompson, y su segunda, la republicana Liz Cheney, destacaron la carrera de Hutchinson al lado de notables políticos del Partido Republicano, dando a entender que las razones para su testimonio no son partidistas.

Entre las varias revelaciones que hizo durante su comparecencia, Hutchinson dijo que Meadows buscó un indulto presidencial relacionado con el 6 de enero de 2021, lo que sugiere a algunos que el exjefe de gabinete sabía que el estallido podía ser relacionado eventualmente con decisiones tomadas en la Casa Blanca de la que formaba parte.

Trump y los suyos sabían que había peligro de violencia en Washington

En la audiencia se intercalaron preguntas a Hutchinson con videos de lo que ya informó a los legisladores en privado sobre conversaciones importantes del círculo de Trump en las semanas previas al asalto.

El 6 de enero, la exasistente supo que varias agencias de policía estaban destacando que algunos asistentes a un evento que el presidente Trump ofrecía a sus seguidores a las afueras de la Casa Blanca estaban fuertemente armados. Ella lo cometó con su jefe y asegura que este no reaccionó.

De acuerdo con sus testimonios, tanto los grabados como este en vivo, Hutchinson dijo el 6 de enero que en la carpa a las afueras de la Casa Blanca donde Trump ofrecía su discurso, el presidente quería que el Servicio Secreto dejara pasar a la zona a personas que estaban armadas y a quienes, por seguridad, los agentes no daban acceso.

Hutchinson recuerda que el presidente aseguró a los agentes que «ellos no están acá para herirme», lo que da a entender que el presidente sabía que algunos de los asistentes a su mitin, a los que luego invitaría a dirigirse al Capitolio, estaban armados y eran potencialmente peligrosos.

La declaración grabada con Hutchinson fue la que usó que el comité en su última sesión para hablar de los legisladores republicanos que habían buscado un indulto de Trump.

Además, la exasistente de Meadows aseguró que él había sido advertido sobre el potencial de violencia el 6 de enero. Hutchinson también dijo a los investigadores del comité que los abogados de la Casa Blanca habían desaconsejado el esquema de elector suplente de la campaña de Trump.

Publicidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.