Publicidad

Univision Noticias

Justin Turner, figura de los Dodgers de Los Ángeles, tuvo que abandonar el último juego del campeonato cuando se le informó al equipo que había dado positivo en una prueba de covid-19. Sin embargo, el jugador posteriormente regresó a la cancha para festejar el título junto a sus compañeros y posó junto a ellos sin mascarilla. Los Dodgers de Los ängeles retiraron al tercera base del campo al ser informados que contrajo el coronavirus, aunque faltaba poco para el final del partido.

Esta fue la primera prueba positiva de covid-19 en las Grandes Ligas desde que los playoffs fueron ubicados en sedes ‘burbuja’ como la de Arlington, Texas, donde se disputó la Serie Mundial. Durante la temporada regular, que comenzó con cuatro meses de retraso por la pandemia, hubo numerosos contagios de jugadores. “Durante el juego, nos enteramos que Justin había dado positivo y fue aislado de inmediato para prevenir la propagación”, dijo Rob Manfred, comisionado de las Grandes Ligas, luego de entregar el trofeo de campeones a los Dodgers. «¡Gracias a todos por interesarse! Me siento genial, sin ningún síntoma», escribió el propio Turner a través de Twitter.

«Acabo de experimentar cada emoción que se pueda imaginar. ¡No puedo creer que no pudiera estar ahí fuera para celebrarlo con mis chicos!» Sin embargo, el jugador rompió el aislamiento y regresó al césped para posar junto a sus compañeros con el título, con el que los Dodgers rompieron una larga sequía de 32 años. Los jugadores de los Dodgers no se arremolinaron ni encimaron para festejar, como suele ocurrir cuando un equipo gana la Serie Mundial. Apenas hubo abrazos y palmadas. Turner, de 35 años, saltó al campo acompañado por su esposa portando ambos mascarilla, y posteriormente se la las quitaron para posar en las fotografías.

Publicidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.