Publicidad

Telemundo Noticias

Las imágenes de cadáveres tirados en las calles o en fosas cavadas a toda prisa en Bucha y otras ciudades en los alrededores de la capital ucraniana, Kiev, han desatado una ola de indignación que podría marcar un punto de inflexión en la invasión rusa de Ucrania, que comenzó hace casi seis semanas. Funcionarios ucranianos dijeron que se encontraron los cuerpos de 410 civiles en ciudades como Irpin, Bucha y Hostomel, que fueron liberadas de las fuerzas rusas en los últimos días. En Bucha, al noroeste de la capital, los periodistas de la agencia de noticias The Associated Press vieron 21 cadáveres. Nueve de estos, todos vestidos de civil, estaban esparcidos por un lugar que, según los residentes, las tropas rusas utilizaban como base. Parecía que les habían disparado a quemarropa. Al menos dos tenían las manos atadas a la espalda.

Los líderes occidentales y ucranianos han acusado a Rusia de crímenes de guerra antes, y el fiscal de la Corte Penal Internacional ha abierto una investigación para investigar el conflicto. Pero los últimos informes intensificaron aún más la condena, con el presidente de Ucrania, Volodymyr Zelenskyy, y algunos líderes occidentales llegando a acusar a Rusia de genocidio. El jefe de política exterior de la UE, Josep Borrell, dijo que “las autoridades rusas son responsables de estas atrocidades, cometidas mientras tenían el control efectivo de la zona”. “Los perpetradores de crímenes de guerra y otras violaciones graves, así como los funcionarios gubernamentales y líderes militares responsables, rendirán cuentas”, agregó. Mientras surgían las atroces imágenes, Zelenskyy, pidió el domingo a Occidente sanciones más severas.

También intervino en la gala de los premios Grammy con un mensaje previamente grabado en el que pidió a los artistas presentes en la cita que no guarden silencio ante la invasión rusa porque “no hay nada más opuesto a la guerra que la música”. “El silencio es la muerte, cuenten la verdad en sus letras, en redes o en televisión pero nunca guarden silencio”, continuó el mandatario. Algunos líderes occidentales pidieron más sanciones en respuesta mientras Moscú continuaba con su ofensiva en el este del país el lunes. El ministro de defensa de Alemania sugirió que la Unión Europea discuta la prohibición de las importaciones de gas ruso, pero funcionarios de mayor rango indicaron que no era posible un boicot inmediato.

Esa es una señal de que los líderes podrían tener dificultades a corto plazo para aumentar las ya severas sanciones contra Rusia. La respuesta de Rusia El Ministerio de Defensa ruso, , Serguéi Lavrov, rechazó las acusaciones de las autoridades ucranianas y aseguró que las fotos y los videos de los cadáveres “han sido escenificados por el régimen de Kiev para los medios de comunicación occidentales”. El ministerio dijo que “ni un solo civil” en Bucha se enfrentó a ninguna acción militar violenta. El ministro dijo que Rusia está presionando por una reunión urgente del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas para discutir el asunto, pero el Reino Unido, que actualmente preside el organismo, se ha negado a convocarlo.

Estados Unidos y Gran Bretaña han acusado a Rusia en las últimas semanas de utilizar las reuniones del Consejo de Seguridad para difundir desinformación. Mariupol sigue bajo asedio El Ministerio de Defensa británico dijo el lunes que Rusia sigue enviando soldados y mercenarios del grupo militar privado Wagner al Donbas. Agregó que las tropas rusas también siguen tratando de tomar la estratégica ciudad portuaria de Mariupol, que se encuentra en la región y ha sido testigo de semanas de intensos combates y algunos de los peores sufrimientos de la guerra. “La ciudad sigue siendo objeto de ataques intensos e indiscriminados, pero las fuerzas ucranianas mantienen una firme resistencia, conservando el control en las zonas centrales”, dijo el ministerio. “Mariupol es casi con toda seguridad un objetivo clave de la invasión rusa, ya que asegurará un corredor terrestre desde Rusia hasta el territorio ocupado de Crimea”, en el sur, que Moscú se anexionó en 2014, añadió.

El Ejército ucraniano dijo el lunes que sus fuerzas habían retomado algunas ciudades en la región norteña de Chernihiv y que se estaba entregando ayuda humanitaria. La carretera entre Chernihiv y Kiev iba a reabrirse a parte del tráfico, según la agencia de noticias RBK Ukraina. El alcalde de Chernihiv, que lleva semanas sin recibir alimentos y otros suministros, dijo que los bombardeos rusos han destruido el 70% de la ciudad ubicada en el norte del país. Occidente pide más sanciones Algunos líderes occidentales pidieron más sanciones en respuesta a las presuntas atrocidades cometidas en los alrededores de Kiev. El ministro de Defensa alemán sugirió que la Unión Europea discutiera una prohibición de las importaciones de gas ruso, una señal de que los líderes podrían luchar a corto plazo para aumentar las ya severas sanciones a Rusia.

El presidente francés, Emmanuel Macron, afirmó este lunes que hay “pruebas claras de crímenes de guerra” en Bucha. “Lo que acaba de ocurrir en Bucha exige una nueva ronda de sanciones y medidas muy claras”, dijo en la radio France-Inter. “Estoy a favor de una nueva ronda de sanciones y en particular sobre el carbón y el petróleo. Tenemos que actuar”, agregó. El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, señaló en Twitter que la UE está ayudando a los ucranianos y a los grupos de derechos a reunir pruebas para utilizarlas en los tribunales internacionales, y añadió que “hay más sanciones y apoyo de la UE en camino”.

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, también pidió que se castigue a los responsables de las matanzas de Bucha, diciendo que deben “responder a estos supuestos casos de crímenes contra la humanidad, crímenes de guerra y, por qué no decirlo, también de genocidio”. El primer ministro de Polonia, Mateusz Morawiecki, calificó a Rusia de “Estado totalitario-fascista” y dijo que “las sangrientas masacres perpetradas por los soldados rusos merecen ser llamadas por su nombre: es un genocidio”. El delito de genocidio es difícil de probar, ya que los fiscales tendrían que demostrar que los asesinos o sus comandantes tenían una “intención específica” de destruir parcial o totalmente a un grupo de personas. La invasión del presidente ruso, Vladimir Putin, ha matado a miles de personas y ha obligado a más de cuatro millones de ucranianos a huir de su país.

Publicidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.