Publicidad
Telemundo Noticias
En tan solo 14 meses, entre los años 2000 y 2001, tres mujeres perdieron la vida brutalmente a manos de un misterioso asesino en el sur de Florida. Sus casos ocuparon titulares de los medios de información durante días, tal vez semanas, y luego pasaron a un segundo plano. Pero «la justicia nunca caduca», dijo esta semana, más de dos décadas después, el sheriff del condado de Broward, Gregory Tony, en una conferencia de prensa.
Aunque, como en este caso, sea por accidente. La primera víctima, Kimberly Dietz-Livesey, fue encontrada el 22 de junio de 2000 en Cooper City. Su cuerpo, muy golpeado, estaba metido en una maleta en una carretera. El 9 de agosto de 2000, se halló el cadáver de Sia Demas en las mismas condiciones en otra carretera cerca de Dania Beach.
Un año después, el 30 de agosto de 2001, apareció el cuerpo de Jessica Good en la bahía de Biscayne, en Miami. Había sido apuñalada hasta la muerte. Se recabaron muestras de ADN y huellas dactilares, pero en principio no arrojaron ningún resultado cuando se chequearon en las bases de datos criminales
Abrir foto
Publicidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.