Publicidad

Univision Noticias

Un memorando del presidente suspendió desde el 1 de septiembre hasta el 31 de diciembre la recaudación del impuesto sobre la nómina o payroll tax, con el que se financian el Seguro Social y el Medicare. Para compensar, los empleadores podrán retener el doble los primeros meses del próximo año en un esquema que expertos dicen es un «enredo» difícil de poner en práctica.

Si eres un trabajador al que le dejarán de retener el impuesto sobre la nómina desde este martes hasta fines de año, en los primeros meses del 2021 recibirás un cheque por un monto menor para compensar el dinero que dejaste de pagar al Servicio de Rentas Internas durante este tiempo.

Una escueta y esperada guía del IRS así lo estipuló: los empleadores que voluntariamente suspendan la retención del impuesto sobre la nómina o payroll tax deberán sacar el doble de lo habitual entre el 1 de enero y 30 de abril de 2021. Esquema que según expertos abre interrogantes y es tan complicado de poner en marcha que muchas empresas preferirán ignorarlo.

Esta suspensión forma parte de la orden ejecutiva y memorandos firmados y presentados por Donald Trump como un alivio económico en medio de la pandemia del coronavirus, tras el fracaso de las negociaciones sobre un nuevo paquete de ayudas entre la Casa Blanca y el Congreso.

La medida había sido vista con renuencia por decenas de empresas, que ya informaron al gobierno que no la acogerán porque resulta «impracticable» y puede suponer para los trabajadores una deuda de hasta $2,200 el próximo año. Pero ahora esas dudas podrían aumentar con el plan delineado por el IRS para ponerla en vigor.

Cuando la anunció, Trump dijo que buscaría «eliminar» este impuesto. Pero como eso es potestad del Congreso –donde difícilmente prosperará– su iniciativa debió limitarse a postergar el pago del tributo hasta el próximo año para quienes ganen menos de $4,000 cada dos semanas. Es decir, se posterga pero no se elimina el pago del impuesto.

«Una de las cosas que los lineamientos no responden es cómo los empleadores deben recuperar el impuesto el próximo año de los muchos trabajadores con un salario u horas irregulares, de quienes obtengan un aumento o recorte salarial o de quienes sean despedidos. No es tan simple como retener el doble el próximo año», escribió en Twitter Seth Hanlon, experto en políticas tributarias del Center for American Progress, un grupo de línea progresista.
«Un asunto clave es qué sucede si un empleado ya no está con el mismo empleador más adelante. ¿Cómo puede entonces el empleador retenerle ese impuesto? La guía simplemente le dice a los empleadores que ‘deben hacer los arreglos'», abundó sobre los lineamientos que catalogó como «un enredo». Probablemente sea el empleador quien termine pagando el impuesto, pero tampoco queda claro cómo podría hacerse.

En específico Trump suspendió temporalmente la retención del 6.2% que financia el Seguro Social, lo que según Hanlon es un riesgo si, por ejemplo, el empleador o el negocio cierra sus puertas antes de compensar el dinero que dejó de enviar al IRS en estos meses.

Otra de las interrogantes que no responde la guía del IRS es si un empleado puede optar por seguir pagando ese impuesto y qué debe hacer para asegurarse de que eso siga siendo así.

Algunas dependencias gubernamentales parecen que no darán esa opción al empleado. El National Finance Center del Departamento de Agricultura, que procesa cerca de 600,000 nóminas en varias agencias, dijo en una notificación que estaba haciendo las modificaciones en sus sistemas para postergar el pago del impuesto.

Trump ha insistido en que suspender temporalmente la recaudación del impuesto sobre la nómina permitirá que las personas tengan más dinero en sus bolsillos en medio del embate de la pandemia.

Primero quiso incluirlo en un nuevo paquete de ayudas, pero la idea fue rechazada de plano por los demócratas y desestimada por los propios republicanos. Durante las estancadas negociaciones sobre otro paquete de ayudas, este asunto fue también ignorado por otra razón.

El problema que advirtieron algunos legisladores republicanos y, de forma consensuada, los demócratas es que dejaba por fuera a los millones de personas que perdieron sus empleos durante la crisis y que continúan sin conseguir otro. Ello, por ende, no daría un impulso significativo a la economía.

En eso coincidieron expertos del Center on Budget and Policy Priorities.

«Un recorte del impuesto sobre la nómina hará nada por los millones de personas que han perdido sus empleos, a pesar de que son los que con mayor probabilidad necesitan ayuda y gastarán cualquier recurso adicional que reciban», escribieron Chye-Ching Huang y Sam Washington en un informe.
«Tampoco ayudará a las personas que no pueden trabajar porque están enfermas o cuidando a algún familiar, como los niños o familiares enfermos o con alguna discapacidad», agregaron.
309
Publicidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.