Publicidad

Telemundo Noticias

Trabajadores sanitarios de Universal Health Services no han podido acceder a las computadoras con la información médica de pacientes desde el fin de semana debido al ataque, con el peligro de que las personas internadas mueran por el problema.

Una red de hospitales en Estados Unidos fue atacada en lo que parece ser de los hackeos más grandes en la historia del país a un sistema médico.

Los sistemas de computadora de Universal Health Services, que administra más de 400 sitios en territorio estadounidense, empezaron a fallar este fin de semana. En algunas de las clínicas y hospitales, los trabajadores están teniendo que llenar la información de todos los pacientes en papel y con puño y letra, según personas que están pasando por esta situación.

Aunque Universal Health Services no se ha pronunciado como grupo, una persona con conocimiento de lo sucedido, quien pidió el anonimato pues no tiene permiso para hablar con medios, indicó que «sabe y huele como un ataque tipo ransomware«. 

Estos ataques con programas de ciberestafa suelen moverse rápidamente por las redes compartidas de computadoras. Ponen un cifrado a los archivos y se demanda un pago para poder desbloquearlos.

Se ha vuelto una táctica bastante común de ciberataque, pero prácticamente no se había visto a esta escala en contra de instalaciones médicas.

[Consejos para evitar ciberataques mientras sus hijos estudian en casa]

A principios de septiembre, una paciente en un hospital alemán falleció cuando un ataque con ransomware forzó a los trabajadores sanitarios a moverla a otro hospital. Se cree que es la primera muerte causada por un ciberprograma chantajista.

Es común que los hackers que realizan estos ataques esperen a que sea fin de semana, cuando una empresa no tiene tantos trabajadores de informática conectados.

Dos personas que trabajan en diferentes hospitales de Universal Health Services, que pidieron no se revele su nombre pues no tienen autorización para hablar al respecto, dijeron que las computadores empezaron a alentarse y para el domingo en la mañana ya ni siquiera prendían.

«Está completamente caído» el sistema, dijo un empleado de UHS en Dakota del Norte.

Publicidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.