Publicidad

Telemundo Noticias

Matthew, un enfermero de 45 años de San Diego, California, enfermó de COVID-19 tan solo seis días después de que se le administrara la primera dosis de la vacuna contra el coronavirus de Pfizer, según reportó ABC News. El enfermero, cuya identidad no se ha publicado pero que trabaja en unidades de atención de pacientes con COVID-19, desarrolló síntomas como escalofríos, dolor muscular y fatiga.

La prueba de diagnóstico que se realizó después de presentar los síntomas resultó positiva. Este caso no es una señal de que la vacuna no sea efectiva, ni tampoco es sorprendente que haya sucedido, coinciden los expertos. ¿Por qué entonces el enfermero se contagió después de ser vacunado? Las vacunas de Pfizer y Moderna, que ya están siendo distribuidas en los Estados Unidos, requieren de dos dosis, administradas con 21 días de diferencia, para inmunizar. Los ensayos clínicos de Pfizer muestran que la vacuna tiene una efectividad del 95% cuando se administra completa, según la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA, en inglés).

Todas aquellas personas que solo han recibido la primera dosis aún no están protegidas de forma adecuada. «Creemos que esa primera dosis te da alrededor del 50% [de protección], y se necesita esa segunda dosis para llegar al 95%», explicó Christian Ramers, especialista en enfermedades infecciosas de los Centros de Salud Familiar de San Diego. El segundo factor a considerar es el tiempo que la vacuna tarda para ser eficaz. Una persona no consigue protección de forma inmediata contra el virus SARS-COv-2, que provoca el COVID-19. «Sabemos por los ensayos clínicos de la vacuna que tomará entre 10 y 14 días comenzar a desarrollar la protección de la vacuna», dijo Ramers. Dado que el periodo de incubación del virus es de dos a 14 días, según los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés), también es posible que el enfermero estuviera contagiado con el coronavirus antes de que fuera vacunado. “Por lo general, el cuerpo tarda algunas semanas en desarrollar inmunidad después de la vacunación.

Eso significa que es posible que una persona se infecte con el virus que causa COVID-19 justo antes o después de la vacunación y se enferme”, explican los CDC. Obtener la vacuna contra el coronavirus no implica pues que las personas deban abandonar las medidas de protección como practicar la distancia social, usar mascarillas, y lavarse las manos con agua y jabón durante al menos 20 segundos. Los ensayos clínicos de Pfizer y Moderna muestran que las vacunas previenen que las personas desarrollen síntomas del COVID-19, y evitan que la enfermedad se desarrolle de forma tan grave que las personas infectadas requieran hospitalización.

Sin embargo, se desconoce si los vacunados pueden ser portadores del virus y, por tanto, capaces de contagiar a otras personas. Hasta que el 70% de la población en Estados Unidos sea vacunada, alcanzando así la llamada “inmunidad de rebaño”, todas las personas deberán continuar utilizando las mascarillas para evitar el contagio del coronavirus.

Publicidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.