Publicidad

Telemundo Noticias

Michael Barajas, un joven mexicoamericano de 28 años, abrió la puerta del garaje de su apartamento en San Francisco, California, el martes por la noche para estacionar su auto, pero el conductor de la camioneta que estaba frente a él se rehusó a moverse, impidiéndole la entrada. “Criminal, no vamos a dejar que entres”, le dijo a Barajas el conductor, un hombre blanco que iba acompañado de una mujer blanca, según relató a la filial de la cadena NBC en San Francisco. Barajas, graduado de la Universidad de Berkeley y empleado de una compañía farmacéutica, asegura que la situación empeoró rápidamente y que se torno dramática cuando el hombre se puso violento y amenazó con llamar a la policía. Entonces comenzó a grabar el incidente.

«En el contexto del clima político actual, y dado el hecho de que ciertamente soy mexicoamericano, y esa retórica de que nosotros somos criminales, simplemente me pegó fuerte, lo sentí personal», dijo Barajas a KNTV. “Pensaron que estaba tratando de seguirlos para entrar a robarles a ellos o a otros autos en el garaje. Conducían a toda velocidad, se detuvieron, asomaron la cabeza y vieron a un joven moreno con gorra y detuvieron la marcha del auto”, escribió Barajas en una publicación en Instagram.

En cierto momento, otro residente se involucró y le dijo al conductor que Barajas vivía en uno de los apartamentos del complejo habitacional. Entonces el conductor, quien ha sido identificado en redes sociales como William Hank Beasley, bajó de su automóvil y golpeó al vecino, haciendo que cayera al suelo. Beasly dijo después a una filial de la cadena ABC que había agredido al vecino que intervino porque “estaba golpeando y vandalizando» su auto. «Llamé a seguridad. Es todo lo que tengo que decir”, añadió.

Cuando se le preguntó qué tenía que decir respecto a las acusaciones de que había sido racista, Beasley respondió: «¿Por qué me atacan?» Barajas, quien creció con un hogar de inmigrantes en Compton, California, aseguró había trabajado «muy duro» para poder tener un lugar propio: «Ahora no me siento seguro en mi propia casa», se lamentó. Los administradores de su edificio le dijeron a NBC News que seguirán recabando los hechos para garantizar que se cumplan sus «estándares de tolerancia, inclusión y seguridad».

La compañía para la que trabajaba Beasley, Apex Systems, indicó que había despedido a un empleado por un incidente y que no toleraría el comportamiento racista.

325

 

Publicidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.