Publicidad

AP News

UVALDE, Texas (AP) — El presidente Joe Biden se afligió el domingo con la comunidad destrozada de Uvalde, y se lamentó en privado durante tres horas con las angustiadas familias de los 19 escolares y dos maestros asesinados por un hombre armado. Ante los cánticos de “haz algo” cuando salía de un servicio religioso, Biden prometió: “Lo haremos”.

En la Escuela Primaria Robb, Biden visitó un monumento conmemorativo de 21 cruces blancas, una para cada uno de los asesinados, y la primera dama, Jill Biden, agregó un ramo de flores blancas a las que ya estaban colocadas frente al letrero de la escuela. Luego, la pareja vio altares individuales erigidos en memoria de cada estudiante, la primera dama tocó las fotos de los niños mientras se movían a lo largo de la fila.

Después de visitar el monumento, Biden asistió a misa en la Iglesia Católica del Sagrado Corazón, donde son miembros las familias de varias víctimas, y una de las familias asistió.

Hablando directamente a los niños de la congregación, el arzobispo Gustavo García-Siller trató de calmar los temores de los jóvenes, algunos de los cuales parecían de la misma edad que las víctimas.

Publicidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.