Publicidad

Telemundo Noticias

Yorje Pérez Moreno atravesó miles de kilómetros para llegar hasta Nuevo Laredo, México. Tuvo que dejarlo todo: familia, amigos, estudios y a su país, Venezuela, del que huyó ante la violencia de los cuerpos de seguridad estatales que lo perseguían por haber participado en las protestas contra el gobierno.

“Mi sueño era terminar la universidad, pero no me dejaron. Me golpearon, me persiguieron y me amenazaban con meterme preso, por eso me tuve que ir”, explica Moreno, de 23 años. A inicios de agosto, cuando finalmente estaba a pocos kilómetros de la frontera estadounidense, tomó un taxi con un amigo que lo acompañó a solicitar asilo en la frontera. “Tú no eres de aquí.

Eres venezolano y vienes a pedir asilo, ¿no?”, le preguntó el chofer que, sin darle tiempo a pedir ayuda, bajó los seguros del coche y comenzó a dar vueltas por la ciudad, mientras hacía llamadas a otras personas y les pedía dinero.

Publicidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.