Publicidad

Por Suzanne Grimmesey, MFT Condado de Santa Bárbara, Departamento de Salud Conductual

Durante la pandemia personas han compartido historias divertidas sobre sus experiencias de reuniones por Internet; todo, como los participantes llegando a la reunión de “Zoom” en pijamas hasta afeitándose durante la reunión, y miembros de la familia caminando detrás de la pantalla sin mucha ropa.

Esas cabezas que nos miran durante largos períodos de tiempo pueden ser un poco desconcertantes. Y luego está la fatiga que aparece después de las tres o cuatro horas de Zoom. No cabe duda que trabajar en casa durante la pandemia ha significado muchos cambios en las rutinas. 

Para que conste, no se trata solo de Zoom. Esta fatiga de las reuniones por Internet es igualmente probable con otras plataformas de videoconferencia, como Google Hangouts y Meet, Skype, Microsoft Teams, GoToMeeting, FaceTime, BlueJeans, Slack, Houseparty, etc.

Si usted es uno de los que trabaja de forma remota y participa en una gran cantidad de reuniones de video por internet, puede preguntarse por qué estas reuniones nos cansan más que las reuniones en persona. Una razón puede ser la necesidad de estar constantemente en sintonía e interés en lo que se dice. El contacto visual continuo y sostenido nos cansa por decir lo menos.

Además, con las reuniones en persona, confiamos automáticamente en señales que no son no verbales, como el lenguaje corporal, para emitir juicios con respecto a hacer preguntas o dar información. Las señales físicas, como los participantes viéndose inquietos y revisando sus teléfonos, nos ayudan a determinar cómo se percibe la información y el nivel de atención. Con las reuniones por internet, debemos confiar principalmente en la información verbal para interpretar las emociones de las personas. Prestar más atención a estos consume mucha energía y eso nos cansa.

Otra razón puede ser la falta de los rituales habituales de las reuniones en persona, como saludos, apretones de manos, ir a buscar café y agua y pláticas generales entre los participantes de la reunión. Perder estos rituales que sirven para que las personas se sientan a gusto y ayuden a establecer una buena relación, hacen que el día «en la oficina» sea menos cómoda y más agotador. ¿Entonces que puedes hacer?

  1. Considere si es necesario que la reunión sea por internet. En algunos casos, las plataformas de documentos compartidos con la habilidad de comentarios pueden reducir la necesidad de las reuniones por internet.
  2. Considere trabajar para limitar la cantidad de reuniones de Zoom en un día, incluso darse un descanso entre reuniones. También considerar no hacer reuniones por internet y, en su lugar, utilizar el correo electrónico y plataformas para mandar mensajes directos para hacer el trabajo.
  3. Asegúrese que haya una agenda para cada una de sus videoconferencias. De esta manera, todos sabrán lo que se espera lograr durante la reunión, haciendo que la reunión sea más productiva y, con suerte, más corta.
  4. También puede considerar el teléfono para platicar uno a uno en lugar de hacer una reunión por internet. Al usar el teléfono, solo tenemos que concentrarnos en las voces y podemos movernos mientras hablamos, lo que nos pone en movimiento puede mejorar el proceso de pensamiento.
  5. Asegúrese de hacer tiempo «sin pantalla» en sus días. Al hacer tiempo libre de videollamadas, puede reducir la sensación de estar triste. En su lugar, elija algunas actividades sin pantalla, como ejercicio o disfrutar de un pasatiempo.

Por último, tengamos en cuenta algunas de las ventajas de Zoom y las reuniones por internet. No tenemos que ir y venir de una reunión; no tenemos que vestirnos de cintura para abajo; podemos sentarnos en nuestra silla favorita con una manta de peluche y pantuflas y nadie se dará cuenta; tenemos la opción de silenciarnos y detener el video si es necesario, y para los amantes de los animales, pueden usar zoom y acariciar a su mascota en ese momento. A veces, ¡realmente son las pequeñas cosas las que importan!

Publicidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.