Publicidad

Telemundo Noticias

El Gobierno federal anunció este jueves una nueva regla con cambios en el proceso de pedido de asilo en Estados Unidos para acortar el tiempo entre que un inmigrante cruza la frontera y la decisión de si debe ser deportado o puede permanecer en el país. El cambio permitirá que los oficiales de asilo, y no sólo los jueces de inmigración, procesen solicitudes de refugiados, según indicaron funcionarios de los departamentos de Seguridad Nacional y Justicia a NBC News, cadena hermana de Noticias Telemundo.
La decisión se da a conocer cuando miles de familias esperan en la frontera sur con México el fin de la norma conocida como Título 42, que ha permitido el rechazo inmediato de refugiados. Los tribunales de inmigración están además atrasados con más de 1.6 millones de casos acumulados hasta diciembre, según Transactional Records Access Clearinghouse, un centro de investigación de datos no partidista de la Universidad de Syracuse. Esto ha creado años de espera para la mayoría de los solicitantes de asilo.
El Gobierno de Joe Biden ha anunciado en tanto que aceptará a 100,000 refugiados ucranianos que huyen de la invasión rusa a su país. Se calcula que el nuevo sistema entrará en vigencia a fines de mayo o principios de junio, 60 días después de su publicación en el Registro Federal.
El cambio no afectará a la mayoría de los solicitantes de asilo mientras siga vigente el mencionado Título 42, que permite la expulsión rápida de migrantes para evitar la propagación de coronavirus. Durante los últimos dos años, la frontera ha estado cerrada por esta política restrictiva de la era de la pandemia iniciada por el expresidente Donald Trump, y que la Administración de Joe Biden aún no ha anulado. Una vez que el Título 42 se levante, el nuevo sistema de asilo probablemente ya estará en funcionamiento. Quienes acaban de cruzar la frontera también están aún sujetos al estatuto de deportación exprés, que permite la expulsión rápida de quienes han estado menos de 14 días en el país.
Para aquellos que llevan más tiempo en Estados Unidos sin documentos, y no acaban de entrar al país, en tanto, también hay cambios recientes en los criterios bajos los cuales se los puede deportar, aunque aún prevalece en general que los agentes migratorios le den prioridad a quienes son una amenaza a la seguridad, entre otros. Los menores no acompañados no están afectados por ninguna de estas políticas, ya que las leyes de inmigración de EE.UU. y la jurisprudencia del país les han otorgan protecciones especiales. Cómo será el nuevo proceso de asilo en la frontera Los oficiales de asilo podrán tomar casos de refugiados y tendrán 90 días para resolver.
Según la nueva regla, si un oficial otorga la protección de asilo a un inmigrante, este puede permanecer en EE.UU. sin tener que presentarse ante una corte de inmigración. Por el contrario, si el oficial decide que no es elegible, el caso va a un juez que también tiene 90 días para resolver si el inmigrante debe ser deportado. Se calcula que la espera para que un oficial de asilo de los Servicios de Ciudadanía e Inmigración tome un caso será de meses, en lugar de los años que demora ahora una cita ante una corte de migraciones. Hay opciones para los migrantes en caso de que el oficial de asilo rechace su pedido.
En primer lugar, podría solicitar una reconsideración de los Servicios de Ciudadanía e Inmigración dentro de los siete días, según adelantaron funcionarios de la agencia a Los Angeles Times. Si este pedido es rechazado, la persona podría acudir a un juez de inmigración para que revise su caso y luego lo presente ante la Junta de Apelaciones de Inmigración y los tribunales federales de circuito. Luego de agotar estas opciones, si ninguna es favorable, el inmigrante puede ser deportado.
A favor y en contra de la nueva norma A favor de la nueva norma, algunos especialistas consideran que puede mejorar un proceso de solicitud de asilo que ha sido traumatizante para muchos migrantes. Pero a muchos defensores les preocupa que los cambios debiliten los derechos constitucionales del debido proceso, expandiendo lo que se llama la deportación acelerada o exprés. Los inmigrantes tienen 72 horas para presentar su caso desde su arribo al país. Richard Caldarone, quien administra litigios en el Centro de Justicia Tahirih, una organización nacional sin fines de lucro que atiende a inmigrantes que huyeron de la violencia de género, dijo a Los Angeles Times que el nuevo proceso no tiene un propósito humanitario significativo porque no les da a los sobrevivientes suficiente tiempo para reunir evidencia y recuperarse.
Una reforma prometida por Biden “El sistema actual para el manejo de solicitudes de asilo en nuestras fronteras necesita una reparación desde hace mucho tiempo”, señaló el secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas. El presidente, Joe Biden, había prometido en su campaña cambios en el proceso de asilo del país, que suele prolongarse durante años.
La nueva regla propuesta representa el cambio más significativo en el sistema de inmigración de la nación desde que Biden asumió el cargo, luego de múltiples intentos fallidos de una reforma migratoria en el Congreso. “A través de esta regla, estamos construyendo un sistema de asilo más funcional y sensato para garantizar que las personas elegibles reciban protección más rápidamente, mientras que las que no son elegibles serán expulsadas rápidamente”, explicó Mayorkas. Durante su primer año en el cargo, Biden tomó aproximadamente 300 acciones ejecutivas sobre inmigración, casi un tercio de ellas para revertir el curso de las políticas de la era Trump, según un análisis del Instituto de Política Migratoria.
Abrir foto
Publicidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.