Publicidad

Univision Noticias

Cientos de miles de estudiantes que asistieron a la cadena de centros escolares Corinthian Colleges verán cancelada su deuda en préstamos estudiantiles federales, anunció la administración Biden este miércoles. La decisión pone punto final a uno de los casos de fraude más notorios en la educación superior estadounidense. Cualquier persona que haya asistido a la ahora desaparecida cadena desde su fundación en 1995 hasta su colapso en 2015 quedará sin deuda estudiantil federal limpia.
La decisión del gobierno federal borrará $5,800 millones en deuda de más de 560,000 prestatarios, la mayor cancelación de préstamos en la historia del Departamento de Educación, de acuerdo con datos gubernamentales. “A partir de hoy, todos los estudiantes engañados, defraudados y endeudados por Corinthian Colleges pueden estar seguros de que la Administración Biden-Harris los respalda y cancelará sus préstamos estudiantiles federales”, afirmó el secretario de Educación, Miguel Cardona. «Durante demasiado tiempo, Corinthian se dedicó a la explotación financiera al por mayor de los estudiantes, engañándolos para que se endeudaran cada vez más para pagar promesas que nunca cumplirían».
Decenas de miles de exalumnos de Corinthian ya eran elegibles para la cancelación de la deuda, pero tuvieron que presentar documentos y navegar por un proceso de solicitud que, según los defensores, es confuso y no muy conocido. Ahora, el alivio será automático y se extenderá a prestatarios adicionales. Aquellos que tengan un saldo restante en su deuda de Corinthian también recibirán reembolsos de los pagos que ya hayan realizado, dijeron funcionarios del Departamento de Educación.
Pero la acción no se aplica a los préstamos que ya han sido pagados en su totalidad. En su apogeo, Corinthian fue una de las empresas universitarias con fines de lucro más grandes del país, con más de 100 campus en todo el país y más de 110,000 estudiantes en sus escuelas Everest, WyoTech y Heald. Un fraude que se descubrió en 2015 Pero la compañía cerró en 2015 en medio de hallazgos generalizados de fraude.
La administración de Obama, en colaboración con la hoy vicepresidenta Kamala Harris, quien entonces era fiscal general de California, descubrió que decenas de campus estaban falsificando datos sobre el éxito de sus graduados. En algunos casos, las escuelas informaron que los estudiantes habían encontrado trabajo en sus campos de estudio a pesar de que estaban trabajando en tiendas de abarrotes o cadenas de comida rápida.
Cientos de estudiantes dijeron a los investigadores que fueron presionados para inscribirse con promesas de empleo lucrativo, solo para terminar con enormes deudas y pocas perspectivas laborales. Los funcionarios federales también descubrieron que la compañía les dijo a los estudiantes que los créditos de sus cursos podrían transferirse a otras universidades, lo cual resultó ser falso. El caso inspiró una ofensiva federal contra las universidades con fines de lucro, y la administración de Obama prometió perdonar los préstamos a los estudiantes de Corinthian cuyos programas mintieran sobre las tasas de colocación laboral.
La administración continuó expandiendo un proceso conocido como defensa del prestatario para el pago, que permite que cualquier estudiante defraudado solicite la cancelación de la deuda. Pero una explosión en las solicitudes de condonación de la deuda, junto con las batallas políticas sobre el proceso, crearon un atraso de años en el proceso, dejando a muchos estudiantes esperando la ayuda. ¿Una señal para otros estudiantes? Hasta diciembre, el Departamento de Educación informó que tenía más de 109,000 solicitudes pendientes de estudiantes que alegaban fraude por parte de sus universidades, incluidos muchos estudiantes de Corinthian.
Los prestatarios y sus defensores han instado al gobierno a borrar toda la deuda de Corinthian, diciendo que la evidencia de actos fuera de la ley estaba tan extendida que todos los estudiantes de la cadena fueron víctimas de fraude. La administración anunció la acción el miércoles, justo cuando el presidente Joe Biden considera una condonación de préstamos estudiantiles más amplia para millones de estadounidenses. Como candidato, Biden dijo que apoya la condonación de $10,000 en préstamos estudiantiles para todos los prestatarios. Más tarde indicó que dicha acción debería pasar por el Congreso, pero la Casa Blanca ha dicho que considera llevarla a cabo a través de una acción ejecutiva.
Los defensores dijeron que la decisión de la administración Biden trae justicia demorada. “ Esta es una tremenda victoria estudiantil, y pertenece a las decenas de miles de prestatarios que fueron engañados y abusados por Corinthian Colleges”, dijo Eileen Connor, directora del Proyecto sobre préstamos abusivos para estudiantes, que ha representado a estudiantes de Corinthian en juicios. “Nunca dejaron de luchar, durante tres administraciones, por la justicia que merecen según la ley”. Libby DeBlasio Webster, asesora principal del grupo de defensa Student Defense, afirmó que la noticia da un «nuevo comienzo» a los exalumnos de Corinthian, pero señaló que muchos estudiantes defraudados de otras universidades con fines de lucro aún esperan ayuda. “También esperamos que las noticias de hoy sean una señal de que hay otras decisiones en el horizonte para miles de estudiantes en situaciones similares que esperan este tipo de alivio”, comentó.

Abrir foto
Publicidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.