Publicidad

KSBY Noticias

SACRAMENTO, California (AP) – California gastó casi $ 200 millones para establecer, operar y dotar de personal a sitios de atención alternativos que, en última instancia, brindaron poca ayuda cuando la peor oleada de coronavirus en el estado se salió de control el invierno pasado.

Fue una manera costosa de saber que el sistema hospitalario de California es mucho más elástico de lo que se pensaba al comienzo de la pandemia. El sistema pudo expandirse lo suficiente para acomodar a la mayoría de los pacientes durante el terrible aumento en el que las hospitalizaciones superaron las 20,000 y casi 700 personas murieron semanalmente.

Los funcionarios dicen que desde entonces han aprendido a ser más flexibles y a trabajar más de cerca con el sistema médico existente.

Publicidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.