Publicidad

Milenio

«¿De qué color es el manto de la virgen de Guadalupe?» La omisión de la respuesta fue suficiente para que una familia de seis integrantes fuera retornada a Bogotá por el departamento de migración en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM).

La vieja Tenochtitlán le había cerrado las puertas a un matrimonio, tres hijos y un adulto mayor que muy de mañana, esperaban ahora en el departamento de inmigración, pero de su propio país para notificar la deportación y tratar de recuperar la inversión de su vuelo.

Junto a ellos, un empresario de casi 50 años, su hijo y un empleado, todos ellos originarios de la provincia costera de Santa Martha, esperan en el “cuartito” de migración, donde esa mañana apenas a las 08:30 horas suman ya 15 los colombianos regresados desde México en las primeras horas de la mañana que recién aterrizan en el aeropuerto El Dorado de Bogotá.

Publicidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.