Publicidad

Telemundo Noticias

El exfiscal general William Barr acusa directamente al presidente de “traicionar” su cargo y otros aliados lo abandonan o le piden que recapacite mientras se discute si es necesario expulsarlo urgentemente de la Casa Blanca. El líder de los demócratas en el Senado dice que no puede estar en el cargo «ni un día más».

El presidente, Donald Trump, ha prometido una “transición ordenada” de poder, tras meses de negarse y luego de que el Congreso validara el triunfo electoral de Joe Biden, pero el mensaje puede haber llegado demasiado tarde: ya hay una ola de dimisiones en la Casa Blanca y cada vez más republicanos le dan la espalda, algunos discutiendo incluso si es necesario pedir su destitución. 

El Partido Demócrata ya pidió directamente que sea expulsado, luego del violento asalto del miércoles al Capitolio por parte de sus partidarios y tras un discurso incendiario esa mañana de parte de Trump. 

«Este presidente no debería ocupar el cargo ni un día más», dijo el líder demócrata del Senado, Chuck Schumer este jueves en un comunicado en el que pidió que el vicepresidente, Mike Pence, y el Gabinete, invoquen la Enmienda 25 de la Constitución para sacar a Trump de su cargo.

«Fue una insurrección contra Estados Unidos, incitada por el presidente», indicó respecto a la invasión que interrumpió la sesión del Congreso y dejó una mujer fallecida (tres más murieron en el día en la zona pero no es claro aún bajo qué circunstancias). Schumer añadió que si no lo hacían, el Congreso debería volver a reunirse para acusar formalmente a Trump y comenzar otro proceso de impeachment.

El Senado concluye sus sesiones hasta el 19 de enero, y la Cámara de Representantes hasta después de la toma de posesión,  pero los esfuerzos por iniciar un segundo juicio político al presidente ya los están encabezando algunos demócratas en la Cámara Baja, como Ilhan Omar por Minnesota, Ayana Pressley por Massachussetts y Alexandria Ocasio Cortez por Nueva York.

La 25ª Enmienda

Este pedido ya se escucha también en el ala republicana. “Es con gran pesar que pido por el bien de nuestra democracia que se invoque la 25ª Enmienda”, dijo este jueves Adam Kinzinger, representante republicano por Illinois en una declaración pública

La enmienda constitucional se puede invocar para apartar del cargo a un presidente «incapaz de cumplir con los poderes y deberes de su cargo». Se ha utilizado sólo brevemente ante situaciones de salud, como cuando el expresidente Ronald Reagan se sometió a una cirugía de colon.

Kinzinger no hizo más que sacar a la luz lo que ya vienen hablando funcionarios de alto rango desde el miércoles a la noche de modo “informal”, según informó el diario The Washington Post. Funcionarios y congresistas republicanos, señalan fuentes de la Casa Blanca, han considerado la idea de expulsar a Trump antes de que termine su mandato el 20 de enero ante el temor de que pueda volver a incitar a la violencia.

Trump también recibe una ola de críticas por parte de aliados y miembros de su propio partido por no condenar la violencia en Washington. El exsecretario de Justicia, William Barr, dijo el jueves que la conducta del presidente constituyó una “traición a su puesto y sus seguidores”.

Barr, uno de sus más fieles y fogosos defensores en el Gabinete, dijo que “organizar una turba para presionar al Congreso es imperdonable”, en un comunicado a The Associated Press. 

El rechazo por lo ocurrido generó también la dimisión de al menos tres funcionarios de primer rango, y se esperan más salidas. 

“No puedo. No puedo quedarme”, dijo el exjefe de despacho interino de Trump, Mick Mulvaney, ahora enviado especial a Irlanda del Norte, al anunciar su salida el jueves al canal CNBC. 

“Aquellos que eligen quedarse, y he hablado con algunos de ellos, eligen quedarse porque les preocupa que el presidente pueda empeorar las cosas”, aseguró. 

Trump empieza a perder aliados, uno tras otro

Uno de los aliados más cercanos al presidente en el Congreso, el senador por Carolina del Sur, Lindsey Graham, declaró: “Ya basta”.

Otra republicana por Carolina del Sur, la representante Nancy Mace, afirmó que los logros de Trump durante su mandato “se borraron hoy”.

El secretario de Seguridad Nacional interino, Chad Wolf, le imploró a Trump que condene la violencia (a la que llamó «trágica y repugnante») y dijo que seguirá en su cargo hasta que llegue Biden, por si fuera necesario en caso de otros incidentes violentos. 

Otro funcionario de alto rango en el Departamento de Seguridad Nacional, Ken Cuccinelli, reaccionó de forma más combativa y caricaturesca: dijo que construirán una cerca alrededor del Capitolio y se moveran ahora hacia una «postura totalmente agresiva».

Un fin anticipado, tras cuatro años caóticos

El propio Trump reconoció que su mandato estaba llegando a su fin, aunque no su derrota en las urnas.

“Aunque estoy en total desacuerdo con el resultado de las elecciones, y los hechos me avalan, sin embargo, habrá una transición ordenada el 20 de enero”, dijo el mandatario en un comunicado publicado en Twitter minutos después de que el Congreso confirmara el triunfo de Biden.

Publicidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.