Publicidad

Univision Noticias

Están activos avisos de calor desde el centro de Texas hasta el sur de los Grandes Lagos donde podrían alcanzarse nuevamente hasta 100 grados Fahrenheit. Solo el suroeste y Alaska tendrán temperaturas frescas o medias durante las próximas semanas.

La ola de calor intenso que se ha instalado en gran parte del territorio de Estados Unidos desde hace más de un mes continuará calentando gran parte del centro del país hacia el final de esta semana, de acuerdo con la previsión del Servicio Nacional de Meteorología (NWS, por sus siglas en inglés).

Están activos avisos de calor desde el centro de Texas hasta el sur de los Grandes Lagos, donde las donde «las temperaturas máximas diurnas probablemente alcanzarán los 90 a 100 grados Fahrenheit», y en algunos casos hasta los 110 grados en ciertos zonas con gran humedad.

Se prevé que el calor extremo alcance hasta el Atlántico medio y al noreste y el noreste para el jueves, con máximas entre los 95 y 100 grados. Ya se han emitido avisos de calor en esos sectores, indicó la agencia.

La ola de calor se aleja del noroeste del Pacífico, donde puede haber causado más de una docena de muertes, según las autoridades de Oregon, citadas por el diario The New York Times.

Las máximas en gran parte del noroeste del Pacífico rondarán los 80 grados esta semana, pero las mínimas nocturnas descenderán hasta los 60 grados, lo que proporcionará un alivio. Los meteorólogos prevén que las máximas vuelvan a alcanzar los 90 grados este fin de semana.

Solo el suroeste y Alaska tendrán temperaturas frescas o medias durante las próximas semanas, de acuerdo con el Centro de Predicción del Tiempo.

Tormentas hacia el suroeste, incendios hacia el noroeste

En cuanto a las probabilidades de precipitaciones, la agencia señala que en gran parte del oeste y también en el suroeste desértico se presenten lluvias, que serán más intensas en la Sierra Nevada, la Cordillera Frontal de las Rocosas y el sureste de Arizona.

Chubascos y tormentas también se pronostican hasta el jueves de Missouri a Michigan, con acumulados de 1-3 pulgadas es inundaciones localizadas.

La probalidad de tormentas era una preocupación para las autoridades de Kentucky donde se continúan las labores de búsqueda de desaparecidos en la devastadora inundación de hace seis días que cobró la vida de al menos 37 personas.

La preocupación por el clima de incendios también seguirá siendo noticia en gran parte del interior del noroeste del país y extendiéndose hacia el este a través de Montana.

«La combinación de vientos racheados y bajas humedades aumentará el potencial de incendios forestales, y algunas tormentas eléctricas», alertó el NWS.

En California, el descomunal incendio McKinney, con 88 millas cuadradas (228 kilómetros cuadrados) ha causado hasta ahora la muerte de cuatro personas y carbonizado más de 100 viviendas.

Publicidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.