Publicidad

Telemundo Noticias

En los caóticos minutos antes de que le disparara fatalmente a Ashli ​​Babbitt durante el asalto al Capitolio el 6 de enero, el teniente Michael Byrd solo pensó en las puertas de cristal que conducían al vestíbulo del recinto de la Cámara de Representantes. Allí se escondían entre 60 y 80 representantes junto con sus asesores y el trabajo de Byrd era protegerlos.

Mientras la turba tomaba la sede del Congreso, Byrd y algunos otros oficiales de la Policía del Capitolio erigieron una barricada con muebles frente a las puertas. Cuando atrancamos las puertas, básicamente quedamos atrapados donde estábamos», dijo Byrd en una entrevista exclusiva con el presentador de televisión Lester Holt de nuestra cadena hermana NBC News, hablando públicamente por primera vez desde el motín.

“No había forma de retirarse. No hay otra forma de salir”, agregó. «Si logran pasar esa puerta, llegarán directo a los miembros del Congreso”, razonó Byrd, quien dio permiso a NBC News para usar su nombre después de que las autoridades se negaron a revelarlo.

Publicidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.