Publicidad

Tu Tiempo Digital

Hola a todos gracias al Señor por permitirme estar aquí en otra emisión de “5 Minutos de Paz”. Espero que se sigan refugiados bajo las alas de nuestro Padre Eterno, pues sólo ahí permaneceremos protegidos.

Hoy el Señor ha puesto en mi corazón que estudiemos el Capítulo 23 de Proverbios en donde encontramos un muy valioso mensaje. En la emisión anterior mencionamos los versículos 13 y 14 de este capítulo en donde nos habla sobre disciplinar a nuestros hijos. Pero ahora quiero que nos enfoquemos en la parte de guardar nuestro corazón y que se menciona 5 veces en este capítulo.

Antes que nada recordemos el versículo de Proverbios 4:23 que dice: “Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; porque de él mana la vida”. Este es un versículo que nunca debemos olvidar y hoy quiero compartir otra versión de este versículo de la Biblia de las Américas que dice: “Con toda diligencia guarda tu corazón porque de él brotan los manantiales de la vida”.

Debemos ser diligentes, disciplinados y cautelosos al escoger lo que guardaremos en nuestro corazón. Dependiendo de lo que haya en él serán las cosas que saldrán de nuestra boca y las acciones que llevaremos a cabo. Así es tal como lo dice en Proverbios 23:7: “Porque cual es su pensamiento en su corazón, tal es él”.

Antes de este versículo nos está hablando la Palabra sobre aquellas personas que fincan su felicidad en las riquezas que poseen y en los placeres de la vida. Gente avara que nos incita a que seamos como ellos. Pero Dios nos pide que no codiciemos los manjares de este tipo de personas que están rodeadas de egoísmo.

En el versículo 12 vuelve a mencionar la palabra corazón y dice así: “Aplica tu corazón a la enseñanza y tus oídos a las palabras de sabiduría”. Si alguien supo pedirle a Dios un corazón sabio y entendido ese fue el Rey Salomón y esto lo encontraos en 1 Reyes 3:9. Al Señor le agradó tanto esta petición de su hijo que no sólo se la concedió, sino que también le concedió lo demás que no pidió porque vio que no fue ambicioso. Así es nuestro Padre, nos da mucho más de lo que le pedimos cuando ve que pedimos con toda humildad.

Sólo teniendo un corazón sabio podremos discernir entre el bien y el mal. Tendremos ese verdadero juicio que nos permitirá tomar las mejores decisiones, pues justo eso es la sabiduría. Esta no se obtiene estudiando mucho y ni siquiera a través de la experiencia, proviene sólo de Dios y de la madurez espiritual que se va obteniendo al estudiar la Palabra y al tener una relación constante con Dios. Sólo así lograremos tomar decisiones correctas.

Por tercera vez en el versículo 17 se habla del corazón y dice: “No tenga tu corazón envidia de los pecadores, antes persevera en el temor de Dios todo el tiempo”. Aquí nos reitera una vez más que no debemos anhelar los logros de los impíos, sino todo lo contrario. Debemos deleitarnos en obedecer a nuestro Padre y veremos a su debido tiempo, como la recompensa a esta obediencia llegará.

Después en el versículo 19 dice: “Oye, hijo mío, y sé sabio, y endereza tu corazón al camino”. Si logramos tener un corazón recto, por consiguiente, nuestros caminos serán enderezados y podremos seguir escogiendo sólo esas sendas que el Señor quiere que tomemos. Esas sendas que nos permitirán ver los verdaderos frutos que nuestra vida dará.

Por última vez en el versículo 26 nos dice: “Dame, hijo mío, tu corazón y miren tus ojos por mis caminos”. Igual aquí nos vuelve a recordar que mantengamos los ojos fijos en el blanco perfecto que es Jesús, para que así nuestros caminos no sean desviados y no nos apartemos de su amor.

Tratemos de mantener un corazón puro para que podamos estar en ese lugar santo que Dios ha reservado para nosotros y para que en esta vida, no tengamos que sufrir las consecuencias de tomar malas decisiones ante esos caminos fáciles y tentadores que siempre se nos ofrecerán.

Recordemos que sólo haciendo lo correcto podremos dar el mejor ejemplo a nuestra descendencia y a todos los que nos rodean.

Hoy te pido Señor que ilumines la vida de todos aquellos que han preparado su corazón para buscar cada vez más de ti.

Les amo, les abrazo y espero verlos muy pronto. 

Publicidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.