Publicidad

Fabiola Navarrete/ Tu Tiempo Digital

Hola a todos en este nuevo año 2021 en el que estoy segura que seguiremos viendo el brazo del Señor extendido sobre nuestras vidas.

Sin importar las noticias alarmantes que seguimos escuchando, hoy más que nunca los invito a seguir confiando en Nuestro Padre. Él es nuestro refugio seguro. Sigamos buscándolo con todo nuestro corazón y creamos en sus promesas.

Son muchos los versículos que encontramos en la Palabra de Dios que nos ayudan a reafirmar nuestra Fé pero en esta ocasión el Señor puso en mi corazón Jeremías 29: 11. En este capítulo que se titula “Carta de Jeremías a los cautivos”, el profeta Jeremías le estaba dando un mensaje muy importante al pueblo que acababa de ser capturado por el Rey Nabucodonosor y que estaban siendo llevados a Babilonia. Les decía que ellos debían mantenerse tranquilos y confiados en el Señor, que siguieran con sus vidas y que oraran por ese lugar en donde ahora se establecerían. Les recalcó que en la paz de ese lugar, ellos hallarían su paz. 

Orar por el lugar en donde vivimos es muy importante, sea que ahí hayamos nacido o que hayamos llegado para hacer vida ahí. De la prosperidad que alcance ese condado, pueblo o ciudad donde habitamos también dependerá el bienestar de nosotros y nuestras familias. Con toda esta pandemia hemos aprendido aún más la importancia de esto. 

Después de todas estas indicaciones enviadas a través de Jeremías, llegamos al versículo 11 que dice: “Pues yo sé los planes que tengo para ustedes- dice el Señor- Son planes para lo bueno y no para lo malo, para darles un futuro y una esperanza”.

Dios es nuestro Creador y nos conoce a la perfección. Es también un padre que sabe bien lo que nos conviene. Aceptemos siempre su guía en todo lo que hagamos. 

Un plan es un programa en el que se detalla el modo en el que se llevará a cabo una idea. Nosotros podemos tener muchos planes pero no todos son los adecuados para nosotros. Como nos dice el Apóstol Pablo en 1 Corintios 10:23 “Todo me es lícito, mas no todo conviene; todo me es lícito, mas no todo edifica”.

Nuestras emociones y sentimientos, así como experiencias pasadas y las cosas que el mundo nos dice, suelen nublar nuestro entendimiento y alejarnos de los planes que Dios tiene para nosotros. Es por eso muy importante mantener una estrecha relación con el Señor y seguir aprendiendo de Él a través de las Escrituras. Sólo así nos mantendremos dentro de esos caminos que Él quiere que recorramos para que lleguemos a la verdadera meta.

Dios nos da un futuro y una esperanza. Futuro significa, dentro de la línea del tiempo, lo que  viene inevitablemente después del presente, pero que aún no ocurre. El latín “futurum” significa “lo que ha de ser”. Esta definición me encanta porque lleva implícita la aceptación de lo que vendrá. Es decir, lo que ha de ser será, y más aún cuando se sabe que viene de Dios. Con esta aceptación podemos tomar las cosas siempre de la mejor manera. Es ahí cuando por fin aprendemos a vivir de Gloria en Gloria y de Victoria en Victoria. 

La Esperanza es la confianza de lograr una cosa o que se realice algo que se desea. Por tanto es sinónimo de confianza y de ilusión. 

En hebreo confianza viene de dos vocablos: Tikvá que significa cordón o cuerda y Kavah que significa unir, recolectar. Siendo así su significado  “esperar algo unido con una cuerda”. Para los hebreos la confianza era algo mucho más fuerte que una simple ilusión. Era algo de lo que en verdad se podían agarrar. 

La esperanza está arraigada en la espera. Ser pacientes no es una de nuestras mayores cualidades y es por eso que durante este tiempo de “espera” muchos se desaniman, pierden su esperanza. Pero hoy les recuerdo que, si nuestro Futuro y  nuestra Esperanza están en las manos de Dios, no tenemos nada que temer.

Señor, ayúdanos a confiar plenamente en todo lo que tú tienes para nosotros y a poder ver cada situación como una oportunidad para seguir mostrándote nuestra Fidelidad.

Les amo, les mando un fuerte abrazo y primero Dios los veo muy pronto!

Publicidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.