Publicidad

Santa Maria Times

Un hombre de Santa María se declaró culpable el viernes de un cargo de homicidio involuntario en relación con la muerte a tiros de un hombre de 33 años frente a 805 Tacos en 2019.

Juan Carlos Hernández, de 31 años, compareció en persona ante la jueza Patricia Kelly en Santa María y se declaró culpable de homicidio voluntario en el tiroteo del 6 de octubre de 2019 que mató a José Alberto Medina.

Además, Hernández se declaró culpable de una mejora de la sentencia por usar personalmente un arma de fuego para cometer un delito grave.

Hernández enfrenta hasta 21 años en una prisión estatal, incluidos términos de sentencia más altos de 11 años por el cargo de homicidio involuntario y 10 años por el mejoramiento.

Las declaraciones de culpabilidad fueron el resultado de un acuerdo con los fiscales que redujo los cargos de Hernández. Originalmente se declaró inocente el 6 de noviembre de 2019 de asesinato y cinco mejoras, incluido el uso de un arma de fuego para cometer grandes lesiones corporales.

Hernández entró en la corte con grilletes y vistiendo una camisa de cuello blanco. Llevaba una máscara N95 debido a las órdenes de salud COVID-19. Su cabello negro estaba recogido en una cola de caballo y una barba oscura sobresalía de los lados de su máscara.
Los familiares de Medina observaron la audiencia a través de Zoom. Kelly le preguntó a Hernández si aceptaba declararse culpable del tiroteo que mató a Medina.

«Correcto, sí», dijo.

Los oficiales respondieron a un informe de disparos en la cuadra 1000 de West Main Street poco antes de las 3:30 p.m. y localizó a Medina, quien sufrió múltiples heridas de bala y luego murió en el Centro Médico Regional Marian, según un vocero de la Policía de Santa María.

Hernández huyó a México y luego fue arrestado en la ciudad de Guadalajara, luego regresó a Los Ángeles, donde fue detenido por detectives del Departamento de Policía de Santa María el 18 de octubre de 2019, según el sargento. Alfredo Ruiz, agregando que el departamento recibió asistencia de la Oficina del Alguacil de los EE. UU.

Matthew Speredelozzi, el defensor público de Hernández, solicitó que el juez recomendara que su cliente fuera alojado en una sección de la cárcel donde los presos reciben más programación y recursos, pero Kelly se negó y difirió esa decisión a los oficiales del alguacil.

Está programado que Hernández reaparezca para una audiencia de sentencia a las 8:30 a.m. del 15 de octubre en el Tribunal Superior de Santa María.

Publicidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.