Publicidad
AP News
A Enrique lo retornaron en octubre pasado. Es uno de los cientos de miles de migrantes que Estados Unidos regresó este año a México bajo el título 42, es decir, la pandemia de covid-19. Recién escucho de un programa que desconocía: Permanece en México.
Desesperado porque viaja con su hijo, sólo le interesa saber dos cosas: si el programa le ayudará a que lo dejen entrar al país estadunidense y cómo formar parte de él. “Uno se desespera esperando las respuestas, y como les digo, yo vengo huyendo mi país porque allá nos persiguen los secuestradores, los narcos, quieren que nos metamos con ellos a trabajar, a hacer cosas que a ellos les gustan, pero yo no quiero dar un mal ejemplo a mi hijo, yo quiero dar cosas buenas, yo quiero dar algo, lo mejor para el futuro a mi hijo.” La tragedia en Chiapas que dejó 55 migrantes muertos tras volcarse un camión que los transportaba por Chiapa de Corzo, recordó a Enrique los peligros a los que se expuso, junto con su pequeño hijo, para llegar a la frontera de México con Estados Unidos.
Él realizó un viaje similar al que terminó en una tragedia el 10 de diciembre. “Yo cuando venía en ese tráiler sentía mucho calor, y también como viene mi hijo conmigo, ya solo estaba viendo si mi hijo respiraba aire, si estaba con buena salud, si estaba bien. Le iba tocando el estómago, si se mueve es porque está bien, pero los demás compañeros se estaban desmayando, otros adultos mayores que vienen se desmayaban, pedían sueros. En ese tráiler, qué calor. No había por dónde entrara aire”. Y como Enrique, hay miles, de migrantes que llevan meses y hasta años esperando una alternativa para entrar a Estados Unidos. Haitianos, centroamericanos, mexicanos desplazados y mexicanos que con anterioridad. Y ahora, los “MPP.”
Los 62 migrantes que han retornado hasta este momento bajo los MPP son una gota de agua en el mar de migrantes que ya esperan en Ciudad Juárez sus solicitudes de asilo o alguna oportunidad para entrar a Estados Unidos. Unos 2 mil 700 migrantes forman parte de la red de albergues en la ciudad. Todos buscando una oportunidad en territorio estadunidense. En abril pasado, los gobiernos de Texas y Missouri demandaron al gobierno federal de Joe Biden, que un par de meses atrás había terminado con el controvertido programa iniciado en marzo de 2019 el entonces presidente Donald Trump. Bajo el programa, los migrantes que soliciten asilo en Estados Unidos tienen que esperar a la respuesta de sus solicitudes en México. Pero parece que la jugada ha cambiado.
La comunidad migrante, en lugar de verse desanimada con la reimplementación del programa, ha encontrado una nueva oportunidad. Comparado con las expulsiones expeditas bajo el título 42, esperar un máximo de seis meses para una oportunidad de asilo en Estados Unidos no suena tan mal. “La mayor de nuestras preocupaciones estriba en el hecho de que al parecer la reimplementación del MPP ha llamado la atención de muchas personas en movimiento o que quieren migrar hacia el norte, porque pareciera que el gobierno de los Estados Unidos está nuevamente permitiendo el ingreso de personas que quieren solicitar asilo, protección internacional, y esto no es así, esto no está ocurriendo”, explicó en entrevista con MILENIO, Enrique Valenzuela, coordinador general del Consejo Estatal de Población. Además, el programa puede ser utilizado por traficantes de personas o coyotes para engañar a la población migrante. “Hay quienes llegan ya engañados, ya creyendo que efectivamente van a tener eventualmente la oportunidad de ingresar para pedir asilo y en este punto todavía no está ocurriendo”, dijo Valenzuela.
Por eso, su mensaje a la comunidad migrante es claro: no es un buen momento para pedir asilo en Estados Unidos. Como es usual, en Juárez los albergues están a cargo de iglesias u organizaciones religiosas. Sin ellos, los albergues municipales y estatales no se darían abasto para atender a la comunidad migrante. Y aún así, no se han acercado con los directores de los albergues de la sociedad civil para explicar cómo se te implementará “Quédate en México”. “Nosotros no hemos tenido ninguna reunión donde se nos informe cómo es este protocolo, cómo lo vamos a implementar, cuándo va a ser, a partir de cuándo y si va a ser por albergue cuál va a ser el primero o cuál va a ser el último”, explicó en entrevista el pastor Juan Fierro, director del albergue “El Buen Samaritano”, en Juárez. En los albergues de la sociedad civil también les preocupa que este nuevo programa cause un nuevo éxodo de migrantes hacia la frontera norte. “Vemos que cada vez están llegando más migrantes, estamos viendo ya estás últimas semanas que están llegando más migrantes a la frontera. Y ¿Qué pasa?, que tenemos que ponernos de acuerdo cómo vamos a hacerlo, porque, porque si nos están regresando con MPP a 20 personas, pero no están recibiendo a nadie, entonces aquí se nos va a acumular de personas, ¿por qué?, porque van a estar llegando más de 20, a lo mejor llegan 25, mientras que nos regresan 15 o llegan 30”, explicó el pastor Fierro.
Además, le preocupa, en tanto, ¿Qué pasará con los 2 mil 700 migrantes que ya están en Juárez en espera de un espacio en el “sueño americano”?. “Todos los albergues estamos preocupados por ese tipo de atención que se les va a dar a los que ya están aquí en la frontera. Los que están desde hace tiempo esperando, ¿se tienen que volver a cruzar para que los puedan regresar con MPP o cuál va a ser el protocolo a seguir?, realmente vemos que hay falta de información”, concluyó Fierro.
Publicidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.