Publicidad

La iniciativa de ley en el Congreso de la Ciudad de México que le permitiría a los inquilinos evitar o negociar la renta durante condiciones de emergencia sería una propuesta superficial que no atiende la problemática, como a las personas en pobreza ni el derecho a una vivienda digna, de acuerdo con un experto. La semana pasada las legisladora locales de Morena, Valentina Batres y Martha Ávila, presentaron una propuesta de ley que dotaría de herramientas a las personas que rentan un inmueble para negociar o evitar el pago de arrendamiento durante emergencias sanitarias o nacionales. “En caso de emergencia nacional, desastres naturales, declaratorias de emergencia ambiental, natural o sanitaria, así como cualquier otra situación de fuerza mayor que paralice las actividades económicas e impida al arrendatario el cumplimiento del contrato, podrá solicitar al arrendador la renegociación transitoria o definitiva de las condiciones del contrato de arrendamiento”, refiere el documento. Ante ello, el urbanista Enrique Soto Alva explicó que dicha propuesta sólo resuelve el problema económico a corto plazo y de manera superficial, además que no encaja con las circunstancias actuales como la falta de justicia, corrupción y la debilidad institucional que hay en los juzgados. En entrevista para Forbes México coincidió que durante la pandemia se debe generar un ambiente de empatía, promover la solidaridad entre todos los sectores y fortalecer los derechos humanos, como una vivienda digna y la certeza jurídica, sin embargo la iniciativa no resuelve de fondo la problemática que vive la capital en esos rubros. “¿Por qué no de una vez por todas le entramos a los temas importantes? Si hubiéramos acabado con la pobreza antes no tendríamos este problema, desvían la mirada pública sobre temas coyunturales”. Abundó que en su lugar se debería resolver el aumento progresivo del valor del suelo, así como planear instrumentos de capturas de plusvalías y la apropiación de plusvalías a quienes no le corresponde. Además de mantener el sistema predial y de mejoras actualizado. Soto Alva insistió en que el dictamen técnico de la ley pareciera que no contempla motivaciones científicas o indicadores; además que podría hacer ver a los arrendadores como millonarios o “seres perversos” cuando hay particulares de ingresos medios que cuentan con un segundo inmueble o departamento. Jose Luis Castelán, representante de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) en la CDMX, consideró que esta iniciativa podría provocar que la gente deje que pagar créditos hipotecarios y una cartera vencida de clientes, puesto que algunos trabajadores pagan sus inmuebles por medio de sus rentas. “Estas iniciativas están en perjuicio de la propiedad privada y desincentiva al sector inmobiliario. Hemos pasado de hacer departamento a la venta, a hacer inversión de departamentos a la renta, con este tipo de leyes no da certeza jurídica”. Jose Luis Castelán, representante de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) en la CDMX, consideró que esta iniciativa podría provocar que la gente deje que pagar créditos hipotecarios y una cartera vencida de clientes, puesto que algunos trabajadores pagan sus inmuebles por medio de sus rentas. “Estas iniciativas están en perjuicio de la propiedad privada y desincentiva al sector inmobiliario. Hemos pasado de hacer departamento a la venta, a hacer inversión de departamentos a la renta, con este tipo de leyes no da certeza jurídica”. Aunque las autoridades capitalinas aseguraron que quieren impulsar el sector de la construcción e inmobiliario para reactivar la economía tras la pandemia, el representante empresarial afirmó que este tipo de propuestas parecen contraproducentes al discurso de la jefa de gobierno de la capital, Claudia Sheinbaum. Por su parte, Alva Soto aseveró que las rentas más caras están en el centro de la ciudad, mientras las propiedades en la periferia no implican un gran valor en el mercado, puesto que son suelos que la gente compra a ejidatarios para edificar su propia vivienda. En ese sentido, el catedrático de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) detalló que la propuesta legislativa no contempla a los sectores medios, puesto que esto podría provocar que no se construya vivienda asequible al interior de la capital, “Lo que va a generar es que va a desmotivar la construcción de vivienda para renta, va a continuar la elevación del valor del suelo en la zona central y va aumentar las rentas porque el arrendador al no exigir una renta al arrendatario va tener que elevar el monto para tener algún tipo de garantía que que le permita rentar la vivienda”. Aseguró que esto le podría afectar a los pequeños arrendadores, mientras los grandes desarrolladores inmobiliarios podrían encontrar otras maneras de seguir aumentado su capital por otro lado.

177

Publicidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.