Publicidad

Univision noticias

Las autoridades arrestaron a cuatro presuntos defraudadores de ancianas migrantes, a quienes les pedían que les entregaran miles de dólares para cobrar un premio de lotería. Les quitaron grandes sumas de dinero y joyas. Los acusados enfrentan hasta 20 años de prisión.

LOS ÁNGELES, California.- Una abuela hispana de 76 años caminaba el 8 de marzo de 2017 por una calle de su ciudad, Maywood, en el sureste del condado de Los Ángeles, cuando vio a una mujer sentada en el suelo y llorando. Al preguntarle qué le pasaba, ella le contó que tenía un problema: era indocumentada y por eso no podía cobrar un billete de lotería premiado. Le urgía el dinero, pero no sabía qué hacer.

Quien pedía ayuda era María Luisa Henao, de 43 años y quien en realidad es ciudadana estadounidense.

Durante la charla se acercó una inmigrante colombiana, Luisa Camargo, de 38 años. Ella fingió que había escuchado el relato de Henao y ofreció asistirla para cobrar el premio. Entonces decidieron marcar a un teléfono en el billete de lotería. Les contestó Tito Lozada, de 49 años, quien se identificó como un “comisionado” de la Lotería y “confirmó” que le habían “pegado al gordo”. Pero les dijo que necesitaban 30,000 dólares para reclamar la millonaria suma.

Con la promesa de que le regresarían 20,000 dólares para compensarle el favor, la víctima (que la Policía solo ha identificado con las iniciales SG) llevó a las mujeres a su casa y les dio 14,000 dólares en efectivo. Jamás le dieron el dinero prometido. La siguiente vez que la anciana vio a las mujeres que la engañaron fue en las fotos que le mostraron los policías que investigaban a esta banda de estafadores.

Henao, Camargo, Lozada y una cuarta cómplice, Mercedes Montañez, de 68 años, están ahora bajo custodia de las autoridades federales señalados por defraudar ancianas hispanas usando el viejo truco del billete de lotería ganador. Elegían a sus víctimas al azar, manejando en barrios latinos buscando a abuelas migrantes que caminaban solas por la calle. Con todas usaron el mismo modus operandi.

En un extremo de la cuadra bajaba el delincuente que hacía el contacto inicial, más adelante descendía quien fingía interesarse en ayudar y un tercer cómplice respondía el teléfono haciéndose pasar por un “comisionado” de la Lotería. Cuando llevaban a las víctimas a sus casas o sucursales bancarias, les pedían que retiraran o les entregaran la mayor cantidad posible de efectivo. También se llevaban joyas.

El Departamento de Justicia (DOJ) menciona en su acusación los casos de seis abuelas robadas entre marzo de 2017 y el pasado 26 de septiembre, pero temen que haya más afectadas. Al momento, los fiscales tienen pruebas relacionadas con al menos 11 casos ocurridos en el sur de California.

Otra agraviada, identificada con las iniciales MA, de 67 años, les entregó un total de 22,600 dólares a través de dos retiros bancarios y sacando sus ahorros en efectivo que guardaba en su apartamento. A esta anciana se le acercaron el 1 de abril en Hawaiian Gardens.

Publicidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.