Publicidad

Fabiola Navarrete/Tu Tiempo Digital

Hola a todos como siempre les saludo con un corazón lleno de gozo por estar aquí compartiendo un mensaje más de Nuestro Padre y espero que su morada siga siendo bajo la sombra de sus alas.

En esta ocasión el Señor ha puesto en mi corazón que hablemos sobre el Capítulo 14 de Proverbios que está lleno de mensajes que contienen sabiduría de lo alto. Hoy sólo abarcaremos el primer versículo que está dirigido al pilar de la familia, a la madre de familia, que juega un papel muy importante dentro de su hogar.

Hoy más que nunca es de suma importancia abordar este tema porque estamos rodeados de problemas y conflictos en todo el mundo que como ya hemos dicho, no son problemas aislados. En realidad los problemas de la sociedad se originan en el seno familiar. El enemigo ha usado desde siempre, como principal estrategia, la destrucción de las familias. Es por eso que debemos estar bien atentos de todo lo que debemos hacer para tener relaciones familiares bien fortalecidas.

El versículo 1 de Proverbios 14 nos dice “La mujer sabia edifica su casa, más la necia con sus manos la derriba”. Este mensaje está muy claro pero a continuación veremos las cualidades que debe tener una mujer sabia.

La mujer sabia tiene una estrecha relación con Dios y esto lo logra a través de la oración constante, de la lectura de la Palabra y de recibir mensajes que provienen de la sana doctrina. Esta mujer pide y recibe diariamente la sabiduría que sólo Dios nos puede dar y es por eso que tomará buenas decisiones y será quien ayude a todos los miembros de su familia a hacer lo mismo.

La mujer sabia practica todo aquello que está escrito en la Palabra de Dios. Es decir, ella es hacedora y no sólo oidora de la Palabra (Santiago 1:22). Será una persona que siempre enseñará con su ejemplo.

La mujer sabia tiene un corazón en donde abundan los frutos del Espíritu y que vienen enumerados en Gálatas 5:22 y que son: amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre y templanza. Ella posee estas virtudes pero además las lleva a la práctica todos los días.

La mujer sabia tiene un corazón humilde y misericordioso. Ella sabe lo que es humillarse ante Dios y sabe no sólo perdonar, sino pedir perdón tanto al Señor como a los hombres. Además, ella no sólo ora por los demás, sino que cuando está en sus manos hará todo lo posible por ayudar directamente a su prójimo.

La mujer sabia es una persona agradecida, que vive asombrada cada día por todo lo que Dios le da. Hasta el más mínimo detalle será motivo de agradecimiento para ella. Vive en un constante contentamiento.

La mujer sabia está orgullosa de haber sido creada por Dios con todas estas cualidades específicas y por eso desempeñará con gran honor este rol.

Pareciera que todo esto es una tarea muy difícil y que nadie lo podría lograr, es más, en la misma Palabra en Proverbios 31:10 dice: “Mujer virtuosa ¿quién la hallará?. Dios mismo sabe que es un gran reto pero Él está ahí siempre dispuesto a ayudarnos para poder ser este tipo de mujeres y para poder ser esa ayuda idónea del hombre. Tenemos que decidirnos y dejar a un lado todas esas otras cosas que el mundo nos dice que somos y que nos han ido alejando de ese diseño perfecto con el que Dios nos creó.

Un gran aliciente para todas nosotras puede ser lo que continúa diciendo este mismo versículo antes mencionado (Proverbios 31:10) acerca de la mujer virtuosa “Porque su estima sobrepasa largamente a la de las piedras preciosas”. Yo no sé ustedes, pero yo sí quiero que Dios me considere así de bella. Yo quiero que Dios me tenga en este concepto porque a mí lo que más me interesa es lo que Él dice de mí.

Hoy Señor yo te pido con todo mi corazón que sigas guiándonos y que derrames tu amor, tu paz y tu sabiduría sobre todas nosotras para que podamos seguir siendo mujeres virtuosas que edifican cada día su hogar.

Les amo, les abrazo y primero Dios los veo muy pronto.

Publicidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.