Publicidad

Milenio

El Gobierno mexicano presentó este miércoles una demanda contra los principales fabricantes y distribuidores de armas de Estados Unidos ante un tribunal federal de Boston, argumentando que sus prácticas comerciales negligentes han desatado el derramamiento de sangre en México. «Esta demanda son dos años de trabajo. Es una acción legal que pudiera tener éxito en contra de quienes producen las armas que están íntimamente vinculadas a la violencia que México vive hoy y que ha vivido todo el siglo XXI”, dijo Marcelo Ebrard, secretario de Relaciones Exteriores de México, en un encuentro con los medios.

Ebrard sostuvo que el incremento en la disponibilidad de armas ocasionó un aumento de la violencia en su país y precisó que se trata de una demanda civil de daños que fue presentada contra los fabricantes para que compensen al Gobierno mexicano «por los daños causados por sus prácticas negligentes». «El monto de esta exigencia será determinado en el juicio», agregó.

La demanda fue presentada ante una corte federal en Boston, Massachusetts, y consta de un documento de 139 páginas en el que se alega la presunta responsabilidad de unas 10 empresas estadounidenses entre las que se destacan compañías como Smith & Wesson, Barrett Firearms, Beretta, Century International Arms, Colt’s Manufacturing Company, Glock, Sturm, Ruger & Co y Witmer Public Safety Group, entre otras.

Publicidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.