Publicidad

por Henning Ansorg, M.D., FACP

¿Sabías que usar cubrebocas de tela es una de las armas más poderosas que tenemos para reducir y detener la propagación del coronavirus? Pero a medida que los crubrebocas y las cubiertas faciales se vuelven comunes, surgen preguntas sobre qué cubrebocas es el mejor y la eficacia general de los cubrebocas.

En un estudio publicado recientemente, por Science Advances, los investigadores revelaron un método simple para evaluar la eficacia de varios tipos de cubrebocas, analizando más de una docena de cubiertas faciales diferentes que van desde respiradores N95 de grado hospitalario hasta pañuelos.

De los 14 cubrebocas y otras cubiertas probadas, el estudio encontró que algunos cubrebocas de tela de algodón son tan efectivas como los cubrebocas quirúrgicos estándar, mientras que las alternativas populares como las polainas de cuello hechas de material delgado y elástico pueden ser peores que no usar un cubrebocas en absoluto.

Es importante comprender primero cómo se transmite el virus y qué deben hacer los cubrebocas. Según los Centros para el Control de Enfermedades (CDC), el propósito de usar un cubrebocas es evitar que las gotas respiratorias lleguen a otros para ayudar con el control del origen.

El CDC dice que los cubrebocas se recomiendan como una barrera simple para ayudar a evitar que las gotitas respiratorias viajen por el aire y sobre otras personas cuando la persona que usa el cubrebocas tose, estornuda, habla o alza la voz. Esto se le llama control del origen.

Esta recomendación se basa en lo que sabemos sobre el papel que juegan las gotitas respiratorias en la propagación del virus que causa COVID-19, junto con evidencia emergente de estudios clínicos y de laboratorio que muestran que los cubrebocas reducen el rociado de gotitas cuando se usan sobre la nariz y la boca. COVID-19 se propaga principalmente entre personas que están en contacto cercano (dentro de unos 6 pies), por lo que el uso de cubrebocas es particularmente importante en situaciones donde las personas están cerca unas de otras o donde el distanciamiento social es difícil de mantener.

Los cubrebocas con válvulas o ventilaciones permiten que el aire se exhale a través de un orificio en el material, que puede provocar la expulsión de gotitas respiratorias que pueden llegar a otras personas. Este tipo de cubrebocas no evita que la persona que usa el cubrebocas transmita COVID-19 a otras personas y la CDC no lo recomiendan para el control del origen.

Protector Facial:

  • Un protector facial se usa principalmente para proteger los ojos de la persona que lo usa. En este momento, no se sabe qué nivel de protección da un protector facial a las personas cercanas contra el rocío de gotitas respiratorias de la persona que lo usa. Actualmente no hay suficiente evidencia para apoyar la eficacia de los protectores faciales para el control del origen. Por lo tanto, la CDC no recomiendan actualmente el uso de protectores faciales como sustituto de los cubrebocas.
  • Sin embargo, es posible que el uso de un cubrebocas no sea posible en todas las situaciones para algunas personas, por ejemplo, las personas sordas o con dificultades auditivas, o aquellas que cuidan o interactúan con una persona con discapacidad auditiva. Aquí hay algunas consideraciones para las personas que deben usar un protector facial en lugar de un cubrebocas:
    • Aunque la evidencia sobre los protectores faciales es limitada, los datos disponibles sugieren que los siguientes protectores faciales pueden dar un mejor control del origen que otros:
      • Protectores faciales que envuelven los lados de la cara de la persona que lo usa y se extienden por debajo de la barbilla.
      • Protectores faciales con capucha.
    • Las personas que usan protectores faciales deben lavarse las manos antes y después de quitarse el protector facial y evitar tocarse los ojos, la nariz y la boca al quitárselo.
    • Los protectores faciales desechables solo deben usarse para un solo uso y desecharse de acuerdo con las instrucciones del fabricante.
    • Los protectores faciales reutilizables deben limpiarse y desinfectarse después de cada uso de acuerdo con las instrucciones del fabricante o siguiendo las instrucciones de limpieza del protector facial de los CDC.
    • NO se recomiendan protectores faciales de plástico para recién nacidos y bebés.

Continúe usando un cubrebocas de tela en lugares públicos y si se encuentra a seis pies de otras personas; es una de las mejores formas que tenemos para prevenir la propagación del virus.

Publicidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.