Publicidad

Univision Noticias

El acuerdo alcanzado la semana pasada entre el líder demócrata del Senado, Charles Schumer, y Joe Manchin, abre las puertas para un último intento por revivir una herramienta legislativa que permitiría incluir una vía de legalización para millones de indocumentados. Pero las esperanzas son remotas, según los propios demócratas.

El acuerdo alcanzado la semana pasada entre los senadores demócratas Charles Schumer (Nueva York, líder de la mayoría) y Joe Manchin (West Virginia), dejó la puerta entre abierta para intentar recuperar el proceso de reconciliación cerrado en diciembre del año pasado y debatir una o varias enmiendas relacionadas con inmigración.

Pero no necesariamente significa volver a presentar alternativas de regularización de indocumentados, sino que los republicanos podrían aprovechar la coyuntura para introducir una larga lista de enmiendas, todas ellas basadas en la política migratoria de ‘tolerancia cero’ del expresidente Donald Trump.

Si el debate llegara a permitir un escenario con estas características, no serán esta vez los republicanos quienes bloqueen un voto en el pleno, sino los demócratas encabezados por el senador Robert Menéndez (Nueva Jersey), un firme defensor de la reforma migratoria integral que incluya un camino a la ciudadanía para la mayoría de los 11 millones de indocumentados que viven en el país.

El acuerdo Schumer-Manchin

Tras seis meses de desencuentros, la semana pasada los demócratas anunciaron que Manchin había alcanzado un acuerdo con Chuck Schumer y que respaldaría la agenda legislativa del presidente Joe Biden.

Siendo uno de los demócratas más conservadores del Senado, Manchin anunció que apoyaría varios componentes del programa de gobierno del mandatario, entre ellos el nuevo paquete de gastos de más de $669,000 millones que incluye la reducción del déficit, rebajas en los medicamentos, medidas contra el cambio climático, programas de seguridad energética y aumenta el impuesto a las corporaciones.

El año pasado los demócratas intentaron sin éxito incluir en la aprobación del presupuesto para el año fiscal 2022 el llamado proceso de reconciliación, que permite agregar enmiendas y aprobarlo por mayoría simple de 51 votos. Si bien demócratas y republicanos tienen 50 votos cada uno en la Cámara Alta, el desempate lo rompe la vicepresidenta Kamala Harris.

En el debate de inclusión de enmiendas se contemplaron tres propuestas migratorias:

· Aprobar un camino a la residencia para dreamers, titulares de TPS, trabajadores esenciales y campesinos (similar al aprobado por la Cámara de representantes el 18 de marzo de 2021);
· Modificar la Ley del Registro para que inmigrantes indocumentados que llevan tiempo en el país califiquen para pedir la green card (del 1 de enero de 1972 al 1 de enero de 2010); y
· Aprobar un amparo temporal de deportación para millones de indocumentados (dreamers, titulares de TPS, trabajadores esenciales y campesinos).

Los demócratas intentaron sin éxito dos veces en septiembre y una en diciembre, convencer a la principal asesora del Senado, la abogada Elizabeth MacDonough (Parlamentarian) la inclusión de una enmienda de inmigración en el proceso de reconciliación.

Ahora, tras el acuerdo entre Schumer y Manchin, vuelve a asomar la posibilidad de un nuevo paquete de reconciliación, pero el senador por West Virginia no ha dado señales de respaldar una enmienda que permita legalizar a indocumentados.

En octubre del año pasado, durante el debate del presupuesto anterior, Manchin advirtió que “no creo (que el tema) vaya a estar ahí (en el proceso de reconciliación). Creo que es demasiado grande para eso”.

Los escenarios

Una fuente demócrata conocedora del acuerdo dijo a Univision Noticias que incluye provisiones sobre clima, impuestos y una parte del Medicare. Y que, por ahora, no hay nada contemplado en materia de inmigración ni tampoco se le estaría presentando nada a la parlamentarian.

La principal razón para descartar el proceso es la incertidumbre respecto al respaldo de la senadora Kyrsten Sinema (Arizona), quien junto a Manchin han bloqueado todo esfuerzo por aprobar el presupuesto de gasto social de Biden y permitir la entrada de un paquete de reconciliación que acepte una enmienda migratoria.

En el supuesto caso que Sinema rompa el silencio y anuncie que se sumará al acuerdo entre Manchin y Schumer, los demócratas entonces asegurarán los 50 votos necesarios para abrir el debate en el pleno “y someter el plan de reconciliación, dijo la fuente. Pero eso abriría, por reglamento, una ventana de 20 horas para la introducción de enmiendas.

Los demócratas temen que los republicanos “inunden” el debate con las llamadas “píldoras (enmiendas) venenosas” y descarrilen el debate, no sólo del tema migratorio, sino también del presupuesto de gasto social de Biden.

“No vamos a apoyar ninguna enmienda de inmigración que ponga en juego el tema completo de reconciliación”, dijo a Univision Noticias la oficina del Senador Menéndez. “Si se aprueban enmiendas de migración en contra, el senador Menéndez se baja y no habría reconciliación”, advirtió.

Menéndez ha dicho que no respaldará ninguna medida que imponga la vigencia permanente del Título 42 o limitaciones al asilo en la frontera.

El lunes Menéndez escribió en su cuenta de la red social Twitter que “la adopción de enmiendas que terminarían con el acceso al asilo o expandirían el muro fronterizo de Trump no reparará nuestro sistema de inmigración roto y pondrá en riesgo la reconciliación”.

La declaración encendió las alarmas no solo por la intención de los republicanos, según fuentes demócratas, de utilizar el momento para inundar de enmiendas el proceso de reconciliación que se abre tras el acuerdo de Manchin, sino porque si la oposición reúne los votos necesarios para modificar a su manera el problema de los indocumentados, Menéndez amenaza con retirarse de las conversaciones y con él probablemente el resto de la bancada.

La oficina del senador por Nueva Jersey compartió además con Univision Noticias una respuesta enviada el lunes al sitio Latino Rebels sobre el actual escenario en la Cámara Alta: “A medida que el Senado continúa avanzando hacia un paquete de reconciliación, pido a todos los demócratas que se mantengan firmes y unidos contra las enmiendas republicanas que dañarían a las familias inmigrantes o extenderían las fallidas políticas fronterizas de Trump”, se lee en el comunicado.

“La adopción de enmiendas que terminarían con el acceso al asilo o expandirían el muro fronterizo de Trump no reparará nuestro sistema de inmigración roto y pondrá en riesgo la reconciliación”, agregó.

Menéndez dijo además que “debemos defender a las comunidades de inmigrantes contra los planes del Partido Republicano de usar la reconciliación para dividirnos y promover las políticas destructivas y de odio de Trump hacia los inmigrantes”.

Publicidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.