Publicidad

Univision noticias

Durante años han luchado con la enfermedad de su hijo y por la preocupación de su estatus migratorio en Estados Unidos, pero ahora con lágrimas en los ojos celebran la oportunidad de recibir la residencia permanente. Saben que el menor tendrá que ser sometido a diferentes tratamientos, pero mantienen la esperanza de salir adelante.

Publicidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.