Publicidad
AP News
POKROVSK, Ucrania (AP) — Rusia intensificó dramáticamente su enfrentamiento con Occidente por la guerra en Ucrania el miércoles, cortando el suministro de gas natural a Polonia y Bulgaria, miembros de la OTAN, y amenazando con desconectar aún más naciones.
Los líderes europeos denunciaron la medida como un “chantaje”. Un día después de que Estados Unidos y otros aliados occidentales prometieran acelerar más y mejores suministros militares a Ucrania, el Kremlin subió la apuesta y utilizó su exportación más esencial como palanca.
La táctica eventualmente podría obligar a las naciones objetivo a racionar el gas y dar otro golpe a las economías que sufren el aumento de los precios. También podría privar a Rusia de los ingresos que tanto necesita para financiar su esfuerzo bélico.
Los precios de referencia de la gasolina en Europa se dispararon con la noticia de que Polonia y Bulgaria quedaron aislados, marcando otro giro oscuro en una guerra que ha revivido las divisiones geopolíticas de la Guerra Fría.
Abrir foto
Publicidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.