Publicidad

AP News

El proceso para pedir asilo en Estados Unidos es complejo y fue modificado el 31 de mayo para hacerlo más rápido. Pero cada día miles de indocumentados llegan a la frontera sur en busca de la protección del gobierno.
Lo que pocos saben es que el gobierno solo otorga aquellos beneficios legalmente disponibles autorizados por el Congreso y siempre y cuando hay una causa probable. “El gobierno federal no está obligado a alojar a un inmigrante que viene en busca de asilo”, advierte Juan José Gutiérrez, director de la organización Derechos Plenos para los Inmigrantes en Los Ángeles, California.
“Y tampoco la Oficina de Aduanas y Control Fronterizo (CBP). Sólo le entrega información, tal como el permiso de entrada (Formulario I-220A) y algunas veces una Notificación de Comparecencia (NTA)”.
Abrir foto
Publicidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.