Publicidad

Univision Noticias

El presidente ucraniano Zelensky no puede repetir el escenario de Crimea en 2014 y capitular ante Moscú, pero tampoco tiene un poderío militar suficiente como para enfrentar a uno de los ejércitos más poderosos del mundo. ¿Qué cartas le quedan por jugar?
El presidente ucraniano, Volodimir Zelensky, se está quedando sin opciones para enfrentar el avance militar de Rusia sobre su territorio que amenaza con reducir el tamaño del país por segunda vez desde 2014.

El presidente ruso Vladimir Putin desafió las advertencias de Occidente y aprobó el envío de tropas al este de Ucrania para apoyar a los separatistas prorrusos en dos regiones fronterizas: Donetsk y Luhansk.

El envío de las que Putin llama «fuerzas para mantener la paz» (la ONU declara que no se pueden considerar en absoluto como tales) constituye para Occidente la anticipada invasión sobre la que vienen advirtiendo hace meses y que los lleva a imponer sanciones severas, muchas de las cuales comenzaron a anunciarse esta semana.

El peligro de castigar muy duramente a Rusia es que dejaría a Occidente con pocas herramientas en caso de que Putin ordene el ingreso de los 180,000 soldados que, según Kiev y Washington, tienen rodeada a Ucrania.

Zelensky enfrenta un dilema, ya que debe tomar una postura ante la decisión de Putin avanzar sobre una porción del territorio ucraniano. Pero lo cierto es que no puede confrontar a las poderosas fuerzas armadas rusas y exponerse a una guerra devastadora.

«Las opciones de Zelensky se han reducido seriamente», señaló Volodimir Fesenko, director del centro de estudios políticos Penta. «El principal objetivo ahora es evitar una gran guerra… que la guerra no se extienda más allá del frente actual».

Ruptura de relaciones (y el recuerdo de Crimea)

En 2014 el escenario y las circunstancias eran muy diferentes a las actuales. Los ucranianos aún recuerdan cómo veladamente Rusia envió soldados sin insignias militares a Crimea para una anexión furtiva de ese territorio.

El Kremlin urgió entonces a los soldados ucranianos en la península cambiar de bando o retirarse. Ucrania perdió casi toda su flota del mar Negro y la península entera sin que Rusia disparara un tiro.

El analista político independiente Mykola Davydyuk dijo a la AFP que la carrera política de Zelensky se acabaría rápidamente si Ucrania capitula ante las fuerzas rusas de la misma forma.

«Si empieza a hacer concesiones a Rusia, no podrá sostener la presidencia», según Davydyuk.

Zelensky prometió el martes que iba a analizar la ruptura de relaciones con Moscú y llamó a Occidente a sancionar a Rusia con toda su fuerza.

«No debemos esperar a que empiece porque los primeros pasos de la agresión ya han sido dados», dijo el mandatario a periodistas.

¿Guerra total? El rival es muy superior

Resulta menos claro lo que Ucrania podría hacer contra Rusia en el campo de batalla.

En el ranking de 2022 de Global Firepower (GFP) Rusia figura como el segundo país con mayor poder militar de todo el mundo, después de Estados Unidos. Ucrania ocupa el puesto número 22 de los 140 países analizados.

Las limitadas fuerzas ucranianas están posicionadas a lo largo del frente con las regiones separatistas de Donetsk y Lugansk.

Putin sugirió el martes que su reconocimiento abarca a la totalidad de esas regiones, no solo las áreas controladas por los separatistas. Eso podría crear las condiciones para el primer choque directo entre las fuerzas rusas y ucranianas desde 1991, tras el colapso de la Unión Soviética.

Pocos realmente esperan que Ucrania lance una ofensiva en caso de que tropas rusas ingresen a las zonas bajo control rebelde.

El mismo Zelensky dijo este martes que su gobierno cree que no va a haber una «guerra a gran escala» entre su país y Rusia. «Pero si la hay, entonces impondremos la ley marcial», dijo.

Sin embargo, este miércoles las fuerzas armadas ucranianas anunciaron un plan de movilización de reservistas, que abarca a hombres y mujeres de 18 a 60 años.

A pesar de su evidente inferioridad ante Rusia en recursos y tamaño, el ejército ucraniano se ha visto reforzado por años de respaldo occidental que le ha dado un poder que no tenía hace ocho años, cuando comenzó a combatir a los insurgentes.

«Lo ocurrido en Crimea no se repetirá. No habrá retirada o concesión de territorios», opinó Fesenko, añadiendo que considera que «esta será una guerra real».

Putin cuestiona el ‘derecho a existir’ de Ucrania

«En Ucrania nunca se desarrolló un estado estable», aseguró Putin.

Para el analista Anatoliy Oktysyuk, del centro de estudios Democracy House, lo que Putin hizo fue enviar un mensaje directo a Kiev de que no aceptará su rumbo prooccidental.

«Ahora resulta claro que Putin no va a soltar a Ucrania», señaló Oktysyuk. «Está subiendo la apuesta».

Analistas creen que la respuesta ucraniana a esta amenaza podría definir la seguridad de toda Europa y las relaciones de Occidente con Moscú por los próximos años.

«El discurso de Putin fue una declaración de guerra, no una declaración de independencia de los separatistas», según Davydyuk.

Publicidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.