Publicidad

Univision noticias

Las fronteras entre Estados Unidos, México y Canadá continuarán cerradas para viajes no esenciales hasta por lo menos el 21 de julio debido a la pandemia, anunciaron este martes los tres gobiernos de forma simultánea.

La medida busca evitar que el nuevo coronavirus continúe propagándose, que a la fecha ha dejado casi 8 millones de casos positivos a nivel mundial y más de 434,000 muertos.

El Departamento de Seguridad Nacional (DHS) dijo que el acuerdo alcanzado con los gobiernos vecinos “limita todos los viajes no esenciales a través de las fronteras” y que, además, la Oficina de Aduanas y Control Fronterizo (CBP) “ya no detendrá a inmigrantes ilegales en nuestras instalaciones de detención e inmediatamente devolverá a estos extranjeros al país desde el que ingresaron: Canadá o México”.

Mientras, más de 60,000 extranjeros que han sido devueltos a México bajo el Programa de Protección del Migrante (MPP) deberán seguir esperando por sus audiencias que fueron suspendidas en marzo.

En aquella ocasión, el secretario interino del DHS, Chad Wolf, anunció que “como he dicho repetidamente, la seguridad fronteriza es la seguridad nacional. Nuestros esfuerzos en los últimos meses para limitar los viajes no esenciales han tenido éxito y ahora no es el momento de cambiar de rumbo”.

«El presidente ha dejado en claro que debemos continuar manteniendo el comercio comercial legítimo mientras limitamos a aquellos que buscan ingresar a nuestro país con fines no esenciales. No se permitirán viajes no esenciales hasta que esta administración esté convencida de que hacerlo es seguro”, acotó.

“Eso no ha cambiado”, dijo Alex Gálvez, un abogado de inmigración que ejerce en Los Ángeles (California).

«Seguir esperando»

La prohibición de viajes no esenciales ha causado innumerables problemas en la frontera entre Estados Unidos y México, principalmente. “Y todo empeora con el paso de los días”, indica Gálvez.

“Miles de turistas se han quedado sin poder venir a Estados Unidos, y también miles de residentes legales permanentes y ciudadanos estadounidenses que tienen familiares en México no pueden viajar porque no saben si los dejarán entrar al regreso”, añadió. «Hay mucho miedo de viajar. Los cambios y el endurecimiento de reglamentos están afectando directa e indirectamente a muchas personas, aunque las medidas no hayan tenido la intención de afectarlas”, explicó.

Publicidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.