Publicidad
Telemundo Noticias
Las autoridades del agua en California advierten que el estado podría enfrentar otra ronda de restricciones obligatorias al agua ya que algunas comunidades se están preparando para no recibir asignaciones de agua del Proyecto Estatal de Agua, excepto en casos de emergencia. Este es un complejo sistema de canales, embalses y presas que brindan agua a 27 millones de personas.
Es la fecha más temprana en la que el Departamento de Recursos Hídricos ha emitido una asignación de agua del 0%, un hito que refleja las terribles condiciones de sequía en California, que siguen afectando al estado más poblado del país. Los embalses están en niveles históricamente bajos. «A pesar de un comienzo húmedo del año hídrico, las condiciones se han secado desde esa primera tormenta y seguimos previendo un año hidrológico por debajo de la media», dijo Karla Nemeth, directora del Departamento de Recursos Hídricos, en un comunicado. «Eso significa que ahora tenemos que prepararnos para un invierno más seco y condiciones severas de sequía que se mantendrán hasta 2022». «Si las condiciones siguen siendo así de secas, veremos recortes obligatorios», agregó Nemeth en una rueda de prensa el miércoles.
En 2015, el entonces gobernador, Jerry Brown, ordenó las primeras restricciones obligatorias en todo el estado de California, diciendo en ese momento que “la sequía histórica exige una acción sin precedentes”. Esos esfuerzos de conservación, que incluían la obligación de reducir el consumo de agua en un 25%, con multas, marcaron el inicio de una nueva era de jardines resistentes a la sequía, duchas más cortas y reducción de los electrodomésticos que consumen agua.
Pero a medida que la sequía disminuía, también lo hacían las restricciones obligatorias de California. Ahora, el Departamento de Recursos Hídricos dijo que el estado podría ver el regreso de algunas de esas medidas a principios del próximo año. “Se necesitará un enfoque múltiple para responder con éxito a estas condiciones de sequía sin precedentes”, dijo Nemeth.
El Proyecto Estatal de Agua suministra agua a 29 distritos de California, cada uno con una cantidad máxima para pedir cada año. Las asignaciones, que se ajustan a principios de invierno y primavera en función de la cantidad de nieve y precipitación en el estado, representan la cantidad que el mismo puede dar en función de los suministros disponibles. El año pasado, el segundo más lluvioso del estado, las asignaciones disminuyeron del 10% en diciembre al 5% en marzo. La única otra ocasión desde 1996 en que se negaron las asignaciones a los distritos fue en enero de 2014, durante la última gran sequía.
Algunas partes del sur de California, incluyendo el norte de los condados de Los Ángeles y Ventura e Inland Empire, se encuentran entre las comunidades que recibirán algo de agua por razones de salud y seguridad, según el Distrito Metropolitano de Agua del Sur de California, el mayor cliente del estado que suministra agua a unos 19 millones de personas. Aproximadamente un tercio de su suministro proviene del estado y el resto del río Colorado y otros lugares.
En noviembre se declaró una emergencia por sequía y se ordenó la conservación del agua. Algunos de sus organismos miembros dependen casi exclusivamente del suministro estatal de agua. “Las condiciones del Proyecto Estatal de Agua no se parecen a nada que hayamos visto antes”, dijo Adel Hagekhalil, director general de la agencia, en un comunicado. “Aunque ciertamente esperamos que mejoren, debemos estar preparados para la realidad de que el proyecto estatal podría no tener agua para asignar en 2022”.
En octubre, Gavin Newsom, gobernador de California, amplió la emergencia por sequía en todo el estado, lo que autorizó a la junta estatal del agua a prohibir los usos de agua que supongan un desperdicio, como el uso de agua potable para lavar aceras y calzadas. Las condiciones se han vuelto tan secas en California que ni siquiera un diluvio otoñal en las zonas del norte del estado pudo aliviar la sequía.
En años normales, el manto de nieve invernal de la Sierra Nevada suministra alrededor del 30% del agua de todo el estado cuando llega el deshielo de la primavera y el agua va goteando para ser capturada en el sistema de embalses del estado. Un estudio publicado en octubre reveló que el manto de nieve podría desaparecer en gran medida en 25 años si el calentamiento global sigue sin control. Estudios anteriores han demostrado que el aumento de las temperaturas debido a la crisis climática provocada por el hombre está reduciendo los mantos de nieve en todo el mundo y alterando los patrones de precipitación.
Abrir foto
Publicidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.