Publicidad

Faby Navarrete/Tu Tiempo Digital

Hola a todos, con un espíritu reconfortado por el Señor les saludo y espero que ustedes también sean reconfortados, consolados y protegidos por Nuestro Padre Celestial. 

Hemos hablado ya en varias ocasiones sobre la importancia de mantenernos firmes en nuestra Fe y no permitir que nada de lo que vemos nos distraiga o nos desaliente. Siempre que alguien me pregunta qué es la Fe, me encanta decirles que la mejor definición de Fe se encuentra en la Biblia.

Hebreos 11:1 “Es, pues, la Fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve”. La certeza es el conocimiento seguro y claro que se tiene de algo. Ante esto, muchas, personas dirán que creer en algo que no se puede ver no es algo seguro. Sin embargo, quien conoce que Dios es, ante todo, Fiel, sabe que es “seguro” que Dios cumplirá lo que prometió.

La convicción es la seguridad que tiene una persona de la verdad o de lo que piensa o siente. Es decir, quienes confiamos en el Señor, tenemos la convicción de que nos dará siempre lo que es mejor para nosotros. Todos los seres humanos en quienes depositemos nuestra confianza nos fallarán porque somos imperfectos y por mucho que nos esforcemos por ser mejores, en algún momento cometeremos un error. Dios es Fiel y no se equivoca.

Si declaramos con toda certeza y convicción que Dios hará eso que esperamos, tengamos la seguridad total de que realmente pasará. No tengamos miedo de lo que puedan pensar aquellos que nos rodean y que siguen caminando por vista y no por Fe. Así las circunstancias a nuestro alrededor sean adversas, sigamos declarando todo aquello que sabemos que llegará a nuestra vida.

En lo personal, me ha tocado ver la expresión en el rostro de personas que incluso se desesperan o se molestan cuando expreso cosas que para ellos son increíbles de creer que me pasarán. Y más aún cuando les digo que Dios ya se está encargando de ese asunto y que sólo tengo que seguir confiando en Él.

En los últimos días he visto de manera impresionante cómo entere más pronto empiezo a activar mi Fe cada vez que surge un problema, más rápido recibo la respuesta de Dios. Por eso hoy los invito a que cada vez que se presente una situación difícil en su vida, no le den a cabida a los pensamientos negativos ni a la queja. Declaren que todo eso pasará pronto y que llegará eso que tanto le han pedido a Dios.

En la Biblia encontramos la historia de muchos personajes importantes que mantuvieron su Fe en todo momento y que recibieron un gran galardón. Hoy en día Dios nos quiere seguir premiando, sólo tenemos que creer que Dios no sólo puede, sin que también quiere bendecirnos. Así también es necesario que nos creamos merecedores de todo aquello que Dios quiere darnos, pues si tú no crees que lo mereces pues tampoco llegará a tu vida. 

A Dios le agrada que confiemos plenamente en Él. En Hebreos 11:6 dice: “Pero sin Fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan”.

Tenemos un Padre que quiere vernos felices y realizados en todas las áreas de nuestra vida, así que dejemos de dudar que todo eso que le pedimos se hará realidad. Sigamos caminando por Fe y no por vista y nunca dejemos de darle toda la Gloria al Señor cada vez que nos bendice.

Les amo, les abrazo y primero Dios los veo muy pronto.

Publicidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.