Publicidad

Univision Noticias

Estados Unidos advirtió que podría quedarse sin efectivo tan pronto como en octubre y afrontar el inédito escenario de no poder cumplir con el pago de parte de su deuda. Las palabras deuda del gobierno y default pueden sonar lejanas para nosotros, las personas de a pie. Pero debe importarnos, porque el impacto de un incumplimiento del Tesoro de Estados Unidos sería de tal magnitud que nos tocaría a todos.

¿Por qué? Porque esa deuda es el punto referencial para cuánto terminan costando los créditos en casi todo el mundo, desde los préstamos hipotecarios hasta para comprar un auto. En el pasado se han visto ‘cierres’ del gobierno en medio de pujas políticas, pero que Estados Unidos incumpla con el pago de su deuda… jamás.

El problema ha surgido porque Estados Unidos ya se endeudó todo lo que podía. Es decir, alcanzó el techo de endeudamiento aprobado por el Congreso. Por eso por estos días escuchamos o leemos frecuentemente sobre el techo o el límite de la deuda. El tema posiblemente se encenderá más en los próximos días, en medio de la pelea entre demócratas y republicanos en Washington.

La Cámara de Representantes aprobó esta semana suspender hasta fines de 2022 el techo de la deuda dentro de un paquete para también permitir que el gobierno siga operando hasta diciembre. Pero el plan afronta rechazo republicano en el Senado y el líder republicano Mitch McConnell no ha dado señales de ceder.

«Incluso si hay un default que se resuelve de forma rápida, los estadounidenses pagarán por él durante generaciones porque los inversores globales pensarán con toda razón que las finanzas del gobierno se han politizado», escribió Mark Zandi, economista principal de Moody’s Analytics. Te explicamos por qué este asunto es tan importante y cómo se ha llegado hasta aquí.

Publicidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.