Publicidad

AP News

WASHINGTON (AP) – Los líderes de América del Norte están reviviendo la cumbre tripartita después de una ruptura de la era Trump. Mientras el presidente Joe Biden, el primer ministro canadiense Justin Trudeau y el presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador reanudan la tradición de la Cumbre de Líderes de América del Norte el jueves, los tres aliados enfrentan profundas diferencias en materia de migración , clima y comercio .

“No hay mucho en común entre ellos, al menos en su visión de lo que quieren para sus países”, dijo Kenneth Frankel, presidente del Consejo Canadiense para las Américas. «No solo lo que quieren para sus países, sino lo que pueden ofrecer a sus países». Las reuniones del jueves en la Casa Blanca serán la primera reunión trilateral para los líderes norteamericanos desde una reunión de junio de 2016 de Trudeau, Barack Obama y Enrique Peña Nieto en Ottawa.

Las reuniones tomaron una pausa bajo el presidente Donald Trump, quien se peleó con Trudeau y Nieto durante su mandato. Biden ha logrado algunos avances en la reparación de las relaciones con los vecinos de Estados Unidos después de los turbulentos años de Trump. Pero quedan muchas cepas importantes, y han surgido algunas nuevas. Trudeau llegó a Washington preocupado por las disposiciones de compra de estadounidenses en el plan de servicios sociales de 1,85 billones de dólares propuesto por el presidente . Las prioridades de México de cara a la cumbre eran obtener avances concretos en materia de inmigración y un acceso más equitativo a las vacunas COVID-19 .

La tradición de las reuniones a tres bandas comenzó cuando George W. Bush fue anfitrión de Vicente Fox de México y Paul Martin de Canadá en 2005 para conversar en su rancho en Waco, Texas. Biden ya ha mantenido reuniones virtuales separadas con Trudeau en febrero y López Obrador en marzo . Biden se reunirá por separado con Trudeau y López Obrador nuevamente el jueves antes de que los líderes celebren una sesión trilateral en medio de lo que es una gran semana para el presidente de Estados Unidos.

Biden promulgó un proyecto de ley de infraestructura de $ 1 billón el lunes, celebró una cumbre virtual con Xi Jinping de China esa noche y viajó durante los próximos dos días para promover disposiciones en el gran acuerdo de gastos . También está tratando de impulsar su plan de gastos climáticos y de servicios sociales. Existe una creciente preocupación en Canadá sobre una disposición en el plan de gastos que ofrecería a los consumidores estadounidenses un crédito fiscal de $ 7,500 si compran vehículos eléctricos hasta 2026. Al año siguiente, solo las compras de vehículos eléctricos realizadas en los EE. UU. Calificarían para el crédito.

El crédito base aumentaría en $ 4,500 si el vehículo se fabricara en una planta de EE. UU. Que opera bajo un acuerdo de negociación colectiva negociado por el sindicato. La viceprimera ministra canadiense, Chrystia Freeland, calificó el incentivo como una clara violación de un acuerdo comercial actualizado entre los tres países que tenía como objetivo proteger los trabajos y productos estadounidenses fabricados en América del Norte.

Trudeau, Freeland y otros ministros canadienses se reunieron con funcionarios estadounidenses en Capitol Hill el miércoles. Y la ministra de Relaciones Exteriores de Canadá, Melanie Joly, dijo que expresó su preocupación sobre la provisión de vehículos eléctricos al secretario de Estado Antony Blinken la semana pasada. Freeland dijo que para Canadá, “El primer trabajo aquí en los EE. UU.

Esta semana es realmente hacer que nuestras contrapartes estadounidenses sean conscientes de hasta qué punto su enfoque actual de este tema es un problema para Canadá y realmente explicarles que la forma en que lo han hecho. formuló este incentivo realmente, realmente tiene el potencial de convertirse en el tema dominante en nuestra relación bilateral ”.

El portavoz de la Casa Blanca, Chris Meagher, dijo que los incentivos fiscales a los vehículos eléctricos son una parte esencial del impulso de Biden para vincular los esfuerzos para frenar las emisiones climáticas con la creación de empleo en los EE. UU. Mientras tanto, Estados Unidos y Canadá han expresado su frustración porque López Obrador no se ha sumado a los esfuerzos globales para frenar las emisiones climáticas. El presidente mexicano se saltó la cumbre climática de la ONU de este mes en Glasgow.

El gobierno de López Obrador, por su parte, quiere que se consoliden los fondos de desarrollo prometidos por Estados Unidos para los países del Triángulo Norte de América Central. El líder mexicano continúa presionando a Estados Unidos para que financie una expansión de su programa de plantación de árboles a Centroamérica. México ha trabajado con Estados Unidos, tanto bajo Trump como bajo Biden, para controlar los flujos de migrantes y ayudar a que los migrantes regresen a Centroamérica.

Los dos países aún están negociando la reimplementación por orden judicial de una política de la era Trump conocida como Permanecer en México, que obligó a los solicitantes de asilo a esperar su proceso de asilo estadounidense en México. López Obrador también ha mencionado en múltiples ocasiones su interés en que el gobierno de EE. UU. Amplíe su programa de visas de trabajo temporal para que más mexicanos y centroamericanos puedan satisfacer la demanda de mano de obra en EE. UU.

Los trabajadores temporales a su vez podrían tener acceso al mejor salario que buscan en Estados Unidos sin convertirse en parte del flujo de inmigración ilegal. Al llegar a Washington el miércoles, el secretario de Relaciones Exteriores de México, Marcelo Ebrard, dijo que su gobierno se centraría en tres temas: la pandemia, la integración económica y la inmigración. Con respecto a la inmigración, Ebrard dijo que México trataría de obtener apoyo para dos de los programas sociales característicos de López Obrador, la plantación de árboles y las oportunidades laborales para jóvenes, para reducir los factores de empuje de la migración.

Ken Salazar, embajador de Estados Unidos en México, expresó recientemente “serias preocupaciones” sobre los intentos del gobierno mexicano de limitar la competencia en el sector de la energía eléctrica. También se espera que Trudeau y Biden discutan el futuro de un oleoducto que cruza parte de los Grandes Lagos y es objeto de una creciente tensión sobre si debería cerrarse. Biden está atrapado en una batalla por la Línea 5 de Enbridge, un segmento clave de una red de oleoductos que transporta petróleo canadiense a través del Medio Oeste de EE. UU.

La gobernadora de Michigan, Gretchen Whitmer, una demócrata y aliada de Biden, ha exigido el cierre de la línea de 68 años debido a la posibilidad de una ruptura catastrófica a lo largo de una sección de 4 millas (6,4 kilómetros) en el Estrecho de Mackinac, que conecta el lago. Huron y el lago Michigan. La administración Biden no ha tomado una posición, pero está bajo una presión cada vez mayor para hacerlo. Canadá invocó el mes pasado un tratado de 1977 que garantiza el tránsito sin obstáculos de petróleo entre las dos naciones.

Publicidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.