Publicidad

Univision Noticias

La presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, dice que Taiwán «está bajo amenaza» y EEUU debe apoyarlo. China condena la visita y anuncia «acciones militares selectivas» en respuesta.

La presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, llegó a Taiwán este martes por la noche, convirtiéndose en la funcionaria estadounidense de más alto rango en visitar la isla autónoma reclamada por China en 25 años.

China condenó de inmediato la visita y anunció «acciones militares selectivas» en respuesta. «El Ejército de Liberación del Pueblo Chino está en alerta alta y lanzará operaciones militares selectivas para contrarrestar esto», indicó el Ministerio de Defensa chino en un comunicado.

Pelosi, que es la tercera en la línea de mando de EEUU tras el presidente y la vicepresidenta, ha visitado ya Malasia y Singapur y tiene paradas confirmadas en Corea del Sur y Japón, pero lo que acapara la atención internacional es su visita a Taiwán, al que China considera parte de su territorio.

La demócrata, de 82 años, es la más alta funcionaria estadounidense en visitar Taiwán desde su predecesor en el cargo Newt Gingrich en 1997. Defiende que lo hace porque Taiwán «está bajo amenaza» de una «anexión por la fuerza» por parte de China, según dijo en un artículo suyo publicado en The Washington Post justo después de su aterrizaje en la isla.

El canciller de China, Wang Yi, insistió este martes en las advertencias del presidente Xi Jinping de que Estados Unidos no debería «jugar con fuego» en Taiwán. El ministro reiteró que cualquier interferencia con el principio de una sola China es «una línea roja indiscutible».

«Estados Unidos cargará con la responsabilidad y pagará el precio por socavar la soberanía y la seguridad de China», indicó a la prensa una portavoz de la diplomacia china, Hua Chunying.

Wang Yi afirmó además que «el abuso de confianza de Estados Unidos sobre la cuestión de Taiwán es despreciable», en unos comentarios publicados en la web del ministerio. China había advertido de “medidas firmes” si Pelosi tocaba suelo taiwanés.

«Es una declaración inequívoca de apoyo a Taiwán», dice Pelosi

Pelosi, que no había confirmado si visitaría Taiwán antes de pisar el suelo de la isla, escribió sus razones en un editorial del Post.

«Frente a la acelerada agresión del Partido Comunista Chino, la visita de nuestra delegación congresual debe ser vista como una declaración inequívoca de que Estados Unidos apoya a Taiwán, nuestro aliado democrático, en su defensa de sí mismo y de su libertad», escribió la congresista.

Pelosi subraya que Pekín «ha intensificado dramáticamente las tensiones con Taiwán en los últimos años» y que el Departamento de Defensa de EEUU ha concluido en sus análisis que el ejército chino «se prepara probablemente para una contingencia para anexionar Taiwán con la República Popular China por la fuerza».

Pelosi también se refiere directamente a Rusia y habla de un tiempo en el que el mundo enfrenta la elección entre autocracia y democracia. «Con Rusia librando su premeditada e ilegal guerra contra Ucrania, matando miles de inocentes, incluso niños, es esencial que nosotros, EEUU, y nuestros aliados dejemos claro que nunca nos rendiremos ante los autócratas«, afirmó la legisladora.

La Casa Blanca aseguró este martes que «no hay ninguna violación o problemas de soberanía» con la visita. El coordinador de Comunicaciones del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, John Kirby, dijo en una entrevista con CNN que su país no apoya la independencia de Taiwán y que la visita de Pelosi únicamente «reafirma la política de una sola China», defendida por Pekín.

«Todo lo que está relacionado con esta gira y una posible visita a Taiwán es una pura provocación. Esto agrava la situación en la región y aumenta las tensiones«, dijo el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov.

Varios medios taiwaneses citaron los comentarios del vicepresidente del Parlamento de la isla, Tsai Chi-chang, afirmando que era «muy probable» que Pelosi llegue a Taiwán.

El diario taiwanés Liberty Times citó fuentes no identificadas según las cuales llegaría a la isla en la noche del martes y que se reuniría al día siguiente con la presidenta Tsai Ing-wen.

EEUU dice que Pelosi tiene derecho a visitar Taiwán

Aunque la Casa Blanca se encuentra en una situación comprometida con esta visita, el portavoz del Consejo de Seguridad Nacional, John Kirby, dijo que Pelosi «tiene derecho» a llevarla a cabo.

«No hay motivo para que Pekín convierta una posible visita, congruente con la política estadounidense de hace tiempo, en un tipo de crisis», añadió.

Asimismo, reiteró que la política estadounidense no ha variado con respecto a Taiwán.

Ello implica apoyo al gobierno autónomo taiwanés al tiempo que reconoce a Pekín por encima de Taipéi y se opone a una declaración formal de independencia de parte de Taiwán o una toma por la fuerza de parte de China.

Por qué Taiwán es fuente de permanente conflicto en la política bilateral EEUU-China

Desde que los nacionalistas del Kuomintang se replegaron en Taiwán en 1949 tras perder la guerra civil contra los comunistas, Pekín considera la isla como un territorio rebelde.

En 1979, Estados Unidos reconoció el principio de «una sola China» con capital en Pekín. No reconoce oficialmente a Taiwán, aunque le apoya militarmente, lo cual es un permanente motivo de fricción en la relación bilateral.

En caso de un eventual conflicto bélico con China, Washington sería el mayor aliado militar de la isla.

En 1997, el republicano Newt Gingrich visitó la isla. Desde entonces ningún presidente de la Cámara de Representantes de EEUU la ha visitado.

El gobierno chino se opone a cualquier iniciativa que otorgue legitimidad internacional a las autoridades taiwanesas y a todo contacto oficial entre Taiwán y otros países.

Más allá de las palabras: ejercicios militares en zona conflictiva

Mientras medios estadounidenses y chinos reflejaban el malestar por la posible visita de Pelosi a Taipei, el Ejército de Taiwán realizó sus mayores ejercicios militares anuales, que incluyeron simulaciones de intercepción de ataques chinos desde el mar.

Al mismo tiempo, el portaaviones estadounidense USS Ronald Reagan y su flotilla zarparon de Singapur rumbo al Mar de China Meridional, según la Armada estadounidense.

Y el sábado, en respuesta, China realizó un ejercicio militar con «munición real» en el estrecho de Taiwán.

Publicidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.