Publicidad

Telemundo Noticias

Según datos del Gobierno, se ha reducido en un 75% el número de liberados de las estaciones migratorias, mientras esperan el procesamiento de sus solicitudes de asilo. Expertos alertan sobre los peligros del hacinamiento por la pandemia de COVID-19.Juan lo recuerda todo desde que salió de Honduras en 2019. Las noches sin dormir en las carreteras ruinosas de Guatemala, en buses atestados de gente, gallinas y puercos, mientras atravesaba el país. Luego vino el paso de fronteras, bajo la mirada inquisitiva de los guardias que esperaban el dinero para ser sobornados.

Finalmente llegó a México donde tuvo que caminar más de 90 kilómetros en una semana, con su esposa y sus dos hijos. Nadie los ayudaba, y el cansancio infinito los obligó a atravesarse en el camino cuando vieron que pasaba una camioneta de migración. “Pensamos que nos iban a ayudar, pero era el principio del calvario”, dice a Noticias Telemundo con amargura, mientras pide no ser identificado porque teme entorpecer su proceso migratorio. En Chiapas duró 22 días en una estación migratoria, y los funcionarios le decían que no solicitara asilo porque era una pérdida de tiempo. “Nos presionaron y trataron de hacernos firmar la deportación.

Pero no les hicimos caso”, afirma y explica que fueron liberados pero tuvieron que esperar hasta julio de 2020, más de un año, para tener la resolución de su caso. “Y tuvimos suerte porque mucha gente dura meses detenida en las estaciones por lo del COVID y no les dan sus papeles. Nada”. En 2020, más de 41,000 personas solicitaron asilo en México y, en lo que va de año, ya hay 6,505 peticiones de protección. Miles de personas esperan a que el Gobierno mexicano procese sus solicitudes, pero un reciente informe de Asylum Access México, una organización de defensa y asesoría legal, revela que las autoridades limitan la posibilidad de que las personas solicitantes de asilo salgan de detención migratoria, “a sabiendas que esto pone en riesgo su integridad física y psicológica”.

Según datos oficiales obtenidos por esta organización, un oficio emitido por las autoridades migratorias en octubre de 2020 redujo en un 75% el número de solicitantes de asilo que fueron autorizados para salir de las estaciones migratorias por el programa “Alternativas al Alojamiento”.“En 2016, el Gobierno creó ese programa que permite que las personas sigan sus trámites en libertad y mantengan la unidad familiar, busquen trabajo y se integren a la comunidad. Pero el oficio de octubre restringe el programa y eso aumenta el número de personas detenidas, en un contexto de pandemia”, afirma Alejandra Macías, directora ejecutiva de Asylum Access, en entrevista con Noticias Telemundo.

La activista explica que, debido a la pandemia, los plazos burocráticos para resolver los casos se han retrasado, al punto de que se han registrado casos de personas que han durado en detención entre seis meses y un año. Esta situación favorece el hacinamiento de migrantes, en medio de la pandemia de COVID-19 que ha ocasionado el fallecimiento de más de 170,000 personas en el país. Entre otras cosas, el documento exige que las personas acrediten debidamente “su condición de vulnerabilidad”, pero no especifica cuáles son los parámetros para demostrar eso ni cuál sería el organismo encargado de determinarlo. “Allá adentro hay mucha confusión, y siempre intentan que uno se vaya, que no se quede en México. No sentí que hubiese un apoyo para terminar rápido los procesos”, comenta Juan, sobre su experiencia.

Para Macías, uno de los aspectos más preocupantes del oficio es que establece que se pide evitar la salida de las personas que “cuenten con malos antecedentes” con el fin de, según los funcionarios, proteger la seguridad pública. “Se criminaliza a las personas, el Instituto Nacional de Migración trata a los solicitantes de asilo como delincuentes que constituyen un peligro para la sociedad mexicana, a pesar de que son víctimas que huyen de situaciones peligrosas”, explica la directiva de Asylum Access. Debido a esta medida, la organización detectó una dramática disminución en la salida de las personas que están retenidas en las estaciones migratorias: en octubre de 2020 fueron liberadas 285 pero, para diciembre, la cifra se había reducido a 69. El Instituto Nacional de Migración no respondió a las solicitudes de comentarios sobre esta reducción en la salida de solicitantes de asilo.

El documento emitido en octubre también establece que quedan excluidas del programa “Alternativas al Alojamiento”, las personas “que cuenten con una determinación de rechazo en el punto de internación a territorio nacional” o “que viajen solas de manera irregular”, es decir, las personas solicitantes de asilo que ingresaron a México de manera irregular no podrían salir de las estaciones migratorias. “Eso es una violación a los derechos humanos y los tratados internacionales, además, estamos en una pandemia. Deben liberarlos para no correr riesgos de contagios. Hay que seguir luchando para que se reformen las leyes y se garantice que las personas no tengan que ser detenidas por el simple hecho de ser solicitantes de asilo”, aseveró Macías.

Mientras tanto, personas como Juan quieren reanudar su vida en México, lejos de la violencia y la pobreza que imperan en países como Honduras. Dice que su sueño es tener un trabajo estable para poder ayudar a sus familiares que siguen en su patria. “Nosotros los migrantes queremos trabajar y progresar, no venimos a robar nada. Solo buscamos una vida mejor”, asegura.

Publicidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.