Publicidad

Univision Noticias

En el pasado, las comunidades indígenas tenían danzas de la lluvia. Ahora China recurre a la tecnología moderna para hacer llover, aliviar la sequía y limpiar los cielos de contaminación. ¿Podría esta técnica acabar con la sequía que azota a grandes zonas del planeta?

Ante una ola de calor y una sequía que baten récords, las autoridades chinas han recurrido a métodos futuristas de alta tecnología para intentar hacer llover desde el cielo.

Conocida como la ‘siembra de nubes’, esta técnica experimental de modificación del tiempo lanza cohetes con cápsulas de productos químicos, como pequeñas partículas de yoduro de plata, a las nubes, lo que hace que las gotas de agua se agrupen a su alrededor y aumenten las posibilidades de precipitación.

Las provincias que rodean el río Yangtze, el mayor curso de agua de Asia, afectado por la sequía, han recurrido a estas llamadas operaciones de ‘siembra de nubes’ para combatir la falta de lluvia, y han lanzado cohetes con productos químicos al cielo, según los medios de comunicación locales. Sin embargo, los esfuerzos han tenido un éxito limitado debido a la falta de nubosidad suficiente.

Algunos expertos cuestionan la eficacia de la tecnología y hay un debate sobre los efectos secundarios en otros sistemas meteorológicos cercanos.

China ha invertido miles de millones de dólares en la siembra de nubes

Otros países también han invertido en la tecnología de siembra de nubes, incluso en Puerto Rico, pero el gobierno chino ha gastado miles de millones de dólares en esfuerzos para manipular el clima para proteger las regiones agrícolas o mejorar eventos significativos como los Juegos Olímpicos de 2008. Entre 2012 y 2017, los medios de comunicación estatales afirmaron que China había inducido unos 233,500 millones de metros cúbicos de lluvia adicional.

Una amplia operación de siembra de nubes previa al evento garantizó cielos despejados y una baja contaminación atmosférica el 1 de julio de 2021, para el centenario del partido comunista chino. En ese caso, la lluvia artificial resultante tenía fines propagandísticos para reducir el nivel de contaminantes atmosféricos en las lecturas de calidad del aire.

El Consejo de Estado de China ha dicho que pretende tener un sistema de modificación del tiempo desarrollado para 2025. El año pasado, Pekín anunció sus planes de ampliar su programa experimental de modificación del clima a un área 1.5 veces mayor que la India -unos 3.4 millones de millas cuadradas- cubierta por lluvia o nieve artificial.

El impacto de la sequía en el mundo

Las sequías en todo el mundo están provocando una gran preocupación por el impacto del cambio climático en los recursos hídricos, especialmente en las grandes ciudades y en las zonas que dependen de la electricidad proveniente de los embalses.

En el caso de China, la ola de calor de dos meses de duración es la más larga registrada en el país, según el Centro Nacional del Clima. El río Yangtze está ahora en niveles mínimos. En algunos tramos ha llovido menos de la mitad de lo habitual. Los embalses de energía hidroeléctrica han descendido hasta la mitad, según las autoridades, y se ha producido un aumento de la demanda de electricidad debido al aire acondicionado.

Mientras tanto, las temperaturas en Sichuan y las provincias vecinas han superado los 40 Cº (104 Fº) y los embalses de energía hidroeléctrica están actualmente reducidos a la mitad, según las autoridades.

Como resultado, se pidió a las oficinas gubernamentales de Sichuan que mantuvieran los niveles de aire acondicionado a no menos de 26 Cº (79 Fº). Millones de residentes también han sufrido apagones en la provincia. Las fábricas de la provincia se han visto obligadas a cortar la producción o a interrumpir el trabajo como parte de las medidas de emergencia para redirigir el suministro de energía a los hogares.

Publicidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.