Publicidad

Univision noticias

Las camas de Jack y Harriet Morrison se colocaron una al lado de la otra en sus últimas horas, lo que les permitió tomarse de las manos y estar juntos hasta el último momento.

Una pareja que había estado junta durante casi 65 años murió el mismo día en un hogar de ancianos del área de San Louis, Missouri.

Las camas de Jack y Harriet Morrison se colocaron una al lado de la otra en sus últimas horas, lo que les permitió tomarse de las manos y estar juntos hasta el último momento, informó el diario local St. Louis Post-Dispatch.

Jack, de 86 años, murió primero. Harriett, que tenía 83 años, murió horas más tarde del mismo día, el pasado 11 de enero.

«Estoy triste. Pero sé que están en paz y vuelven a estar juntos «, dijo Sue Wagener, una sobrina criada por los Morrisons. «Realmente fue una historia de amor para los libros».

La pareja tuvo su primera cita en Halloween de 1955. «Fueron a un pequeño restaurante y nunca se separaron desde ese día», dijo Wagener. Se casaron unos seis meses después.

Se conocieron cuando Harriett acompañó a su padre en un viaje con el grupo musical en el que tocaba. Jack estaba al volante de un autobús chárter que conducía al grupo a algunos de sus conciertos.

Juntos, la pareja crió a su sobrina a Wagener y a sus dos hijos.

Jack y Harriet eran activos de Moolah Shriners, una fraternidad dedicada a la filantropía, y viajaban por el mundo juntos.

«No veías a Jack sin Harriet», dijo Wayne Price, un compañero de Shriners.

Hace aproximadamente un año, Harriet tropezó mientras paseaba a su perro y se rompió la pelvis y la cadera, contó la sobrina. Tenía demencia y la internaron en el hogar de ancianos y centro de rehabilitación The Woodlands of Arnold.

Mientras tanto, Jack estaba teniendo problemas para vivir en casa. Wagener dijo que ella lo convenció para que se mudara a una villa en Woodlands en mayo. En septiembre, también se cayó y se fracturó el cuello. Finalmente se mudó al mismo hogar de ancianos, a cuatro puertas del pasillo de su esposa.

Incluso entonces, dormían la siesta juntos, uno en una silla de ruedas y el otro en la cama, con las manos entrelazadas.

“Algunos días ella lo conocía; otros días no», dijo Wagener.

En Nochebuena, Wagener le dijo a Jack que Harriet había dejado de comer y beber. Apenas comió o bebió después de eso.

Alrededor de las 11 pm del 10 de enero, la sobrina recibió una llamada de una enfermera diciendo que Harriet parecía estar cerca de la muerte. La enfermera preguntó si el personal podía sacar los muebles de la habitación de Jack para que pudieran estar juntos.

Publicidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.