Publicidad
Telemundo Noticias
En marzo y abril de 2020, cuando la pandemia de COVID-19 llenaba los hospitales y las morgues y obligaba a encerrarse en sus casas a millones de personas en todo el mundo, un médico de San Diego, en California, afirmó que había conseguido una “cura milagrosa” contra el coronavirus, para el que no había por entonces ni medicamentos para tratarlo ni vacuna para prevenirlo, como ahora.
Jennings Ryan Staley, de 44 años, vendía sus “kits de tratamiento” a clientes en sus centros Skinny Beach Med Spas de la ciudad californiana. Los kits incluían hidroxicloroquina, un medicamento para tratar enfermedades como la malaria, el lupus y la artritis reumatoide, que el expresidente Donald Trump promovió sin base científica como un tratamiento preventivo contra el coronavirus.
El médico le confesó a un agente del FBI encubierto que fingió estar interesado en su cura milagrosa que planeaba introducir de contrabando un barril de hidroxicloroquina en polvo con la ayuda de un proveedor chino.
Staley fue condenado el viernes a 30 días de prisión preventiva y a un año de reclusión domiciliaria por intentar introducir ese producto de contrabando a Estados Unidos y venderlo en sus “kits de tratamiento contra el coronavirus”, según informó mediante un comunicado el Departamento de Justicia. “En el punto álgido de la pandemia, antes de que las vacunas estuvieran disponibles, este médico trató de sacar provecho de los temores de los pacientes”, dijo el fiscal federal Randy Grossman. “Abusó de su posición de confianza y socavó la integridad de toda la profesión médica”, añadió.
Abrir foto
Publicidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.