Publicidad

AP News

BAGDAD (AP) – Dos atentados suicidas con bombas arrasaron el jueves un concurrido mercado en la capital iraquí, matando al menos a 32 personas e hiriendo a decenas, dijeron las autoridades. El raro atentado suicida con bomba golpeó la zona comercial de Bab al-Sharqi en el centro de Bagdad en medio de una mayor tensión política por las elecciones anticipadas planificadas y una grave crisis económica. La sangre se derramó sobre el pavimento del concurrido mercado en medio de pilas de ropa y zapatos mientras los supervivientes evaluaban el desorden que siguió. Nadie se responsabilizó de inmediato por el ataque, pero los oficiales militares iraquíes dijeron que fue obra del grupo Estado Islámico.

El ministro de salud iraquí, Hassan Mohammed al-Tamimi, dijo que al menos 32 personas murieron y 110 resultaron heridas en el ataque. Dijo que algunos de los heridos estaban en estado grave. El ejército de Irak había calculado previamente el número de muertos en 28. El Ministerio de Salud anunció que todos sus hospitales de la capital se movilizaron para atender a los heridos. El mayor general Tahsin al-Khafaji, portavoz del Comando de Operaciones Conjuntas, que incluye una serie de fuerzas iraquíes, dijo que el primer atacante suicida gritó en voz alta que estaba enfermo en medio del bullicioso mercado, lo que provocó que una multitud se reuniera alrededor. él – y fue entonces cuando detonó su cinturón explosivo.

El segundo detonó su cinturón poco después, dijo. “Este es un acto terrorista perpetrado por una célula durmiente del Estado Islámico”, dijo al-Khafaji. Dijo que el EI “quería probar su existencia” después de sufrir muchos golpes en operaciones militares para erradicar a los militantes. En el Vaticano, el Papa Francisco denunció el ataque en Bagdad como un «acto de brutalidad sin sentido» e instó a los iraquíes a seguir trabajando para reemplazar la violencia con fraternidad y paz.

El telegrama de condolencias enviado al presidente iraquí fue particularmente sentido, dado que Francisco visitará Irak a principios de marzo para tratar de alentar a las comunidades cristianas del país que han sido devastadas por la persecución de ISIS. Los dos atentados suicidas con bomba del jueves marcaron el primero en tres años en atacar la bulliciosa zona comercial de Bagdad. Un ataque suicida con bomba tuvo lugar en la misma área en 2018 poco después de que el entonces primer ministro Haidar al-Abadi declarara la victoria sobre el grupo Estado Islámico, un grupo militante sunita. Irak ha sido testigo de ataques perpetrados tanto por el grupo Estado Islámico como por grupos de milicias chiítas en los últimos meses.

Las milicias han atacado rutinariamente la presencia estadounidense en Irak con ataques con cohetes y morteros, especialmente la Embajada de los Estados Unidos en la Zona Verde fuertemente fortificada de Bagdad. Sin embargo, el ritmo de esos ataques ha disminuido desde que los grupos armados respaldados por Irán declararon una tregua informal en octubre. El estilo del asalto del jueves fue similar a los que ha llevado a cabo el EI en el pasado. Pero el grupo rara vez ha podido penetrar en la capital desde que fue desalojado por las fuerzas iraquíes y la coalición liderada por Estados Unidos en 2017. El Estado Islámico ha demostrado su capacidad para organizar ataques cada vez más sofisticados en el norte de Irak, donde aún mantiene una presencia, tres años después de que Irak declaró la victoria sobre el grupo.

Las fuerzas de seguridad iraquíes suelen ser emboscadas y atacadas con artefactos explosivos improvisados ​​en las zonas rurales de Kirkuk y Diyala. El verano pasado se vio un aumento en los ataques cuando los militantes aprovecharon el enfoque del gobierno en abordar la pandemia de coronavirus. Los atentados gemelos del jueves se produjeron días después de que el gobierno de Irak acordara por unanimidad celebrar elecciones anticipadas en octubre. El primer ministro Mustafa al-Kadhimi había anunciado en julio que se realizarían las primeras elecciones para satisfacer las demandas de los manifestantes antigubernamentales.

Los manifestantes salieron a las calles por decenas de miles el año pasado para exigir un cambio político y el fin de la corrupción desenfrenada y los servicios deficientes. Más de 500 personas murieron en manifestaciones masivas cuando las fuerzas de seguridad utilizaron rondas reales y gases lacrimógenos para dispersar a las multitudes. Irak también está lidiando con una grave crisis económica provocada por los bajos precios del petróleo que ha llevado al gobierno a endeudarse internamente y al riesgo de agotar sus reservas de divisas. El Banco Central de Irak devaluó el dinar iraquí en casi un 20% el año pasado para cumplir con las obligaciones de gasto.

Publicidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.