Publicidad

Telemundo Noticias

Sus abogados habían pedido detener la ejecución porque no se le ayudó a elegir un método menos “tortuoso” que la inyección letal, pero el máximo tribunal denegó la solicitud. Fue el segundo preso en recibir la pena de muerte en menos de 24 horas en EE.UU.

El estado de Alabama ejecutó este jueves a un preso con discapacidad mental condenado por asesinar a un hombre en 1996, después de que la mayoría conservadora de la Corte Suprema se negara a suspender la implementación de la pena capital.

En la segunda ejecución en Estados Unidos en un solo día, Matthew Reeves, un hombre negro de 43 años, falleció tras recibir la inyección letal hora local en la prisión de Holman, en Alabama, sin pronunciar últimas palabras ni querer comer nada durante todo el día, dio a conocer la agencia EFE.

Reeves fue declarado muerto a las 9:24 p.m. hora local, dijo el fiscal general del estado, Steve Marshall, en un comunicado.

Su defensa había intentado detener su ejecución al argumentar que padecía de discapacidad intelectual y que no le dieron la ayuda necesaria para decidir cuando en 2018 le entregaron documentos que le permitían cambiar el método por el que se le aplicaría la pena de muerte.

Los abogados alegaron que eso le privó de la oportunidad de elegir un método supuestamente menos “tortuoso” que la inyección letal: la llamada hipoxia de nitrógeno, aprobada en el estado en 2018 y que nunca se ha usado en Estados Unidos. El nuevo método provocaría la muerte al reemplazar el oxígeno que respira el recluso con nitrógeno.

En 2018, los reclusos condenados a muerte en Alabama tuvieron la oportunidad de firmar un formulario eligiendo uno de los dos métodos de ejecución después de que los legisladores aprobaran el uso de nitrógeno. Pero Reeves estaba entre los reclusos que no completaron el formulario.

Los abogados afirmaron que el estado no lo ayudó a comprender el formulario. Pero el estado argumentó que no estaba tan discapacitado como para que no pudiera entender la elección.

Dos tribunales validaron el pedido de la defensa y detuvieron la ejecución, pero el estado apeló ante la Corte Suprema, que por una mayoría de 5 votos contra 4 permitió que la sentencia se aplicara.

Por un asesinato en Selma en 1996

Reeves fue condenado a la pena de muerte por el asesinato de Willie Johnson, un hombre que lo levantó en una autopista en Selma, Alabama, en 1996 y que murió de un disparo de escopeta en el cuello después de que le robaran 360 dólares.

Tras el crimen, Reeves habría ido a una fiesta donde bailó e imitó las convulsiones de muerte de Johnson, dijeron las autoridades. Un testigo dijo que las manos de Reeves todavía estaban manchadas de sangre en la celebración, según un fallo judicial dado a conocer por The Associated Press.

La gobernadora Kay Ivey, en un comunicado, dijo que Johnson fue “un buen samaritano que echó una mano” y que fue brutalmente asesinado. La sentencia de muerte de Reeves “es justa y esta noche se hizo justicia”, agregó.

Publicidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.