Publicidad

Telemundo Noticias

El jefe de la rama del Departamento de Justicia que procesa los delitos electorales dimitió este lunes, horas después de que el fiscal general, William Barr, emitiera un memorando para investigar «acusaciones sustanciales» de fraude electoral antes de que se certifiquen los resultados de la carrera presidencial. Richard Pilger, quien fue director de la Sección de Crímenes Electorales del Departamento de Justicia, envió un memorando a sus colegas que sugería que su renuncia estaba vinculada al memorando de Barr.

El documento se emitió cuando el equipo legal del presidente planteó impugnar las elecciones en los juzgados, aunque su alegaciones carecen de fundamento. “Habiéndome familiarizado con la nueva política y sus ramificaciones, y de acuerdo con la tradición del Premio John C. Keeney por Integridad y Profesionalismo Excepcionales (mi reconocimiento más preciado en el departamento), lamentablemente debo renunciar a mi cargo como Director de la Rama de Crímenes Electorales”, explica Pilger en la carta, según una copia obtenida por NBC News, cadena hermana de Telemundo. “He disfrutado mucho trabajando con ustedes durante más de una década, haciendo cumplir de manera agresiva y diligente la ley, la política y la práctica de las elecciones penales federales sin temores ni favores partidistas.

Les agradezco su apoyo durante este tiempo», añade. Barr emitió el lunes un memorando que autoriza a los fiscales «a perseguir acusaciones sustanciales de irregularidades en la votación y tabulación de votos antes de la certificación de las elecciones». Ese es un cambio en la política del Departamento de Justicia, que previamente había advertido a los fiscales que «normalmente no se deben tomar medidas de investigación abiertas hasta que la elección en cuestión haya concluido y sus resultados certificados y todos los recuentos y contiendas electorales concluyan».

Barr, quien ha sido criticado por los medios de comunicación conservadores por no respaldar las afirmaciones sin evidencia del presidente sobre fraude electoral en las elecciones presidenciales, declaró que esa guía está desactualizada. «Un enfoque de cumplimiento tan pasivo y demorado puede resultar en situaciones en las que la mala conducta electoral no pueda ser rectificada de manera realista», señala Barr en el memo. NBC News y varios otros medios de comunicación importantes proyectaron a Joe Biden como el ganador de las elecciones presidenciales de 2020 el sábado, después de que varios estados pasaran días contando boletas luego de una participación récord, debido en gran parte al voto por correo anticipado, que fue masivo debido a la pandemia de coronavirus.

Trump se ha negado hasta ahora a aceptar la derrota y a ceder ante el presidente electo, Joe Biden. Una de las personas designadas por él en la Administración de Servicios Generales aún no ha firmado la documentación para comenzar la transición presidencial. Ni el presidente, ni ningún legislador ni nadie en la Casa Blanca le pidió ni le ordenó a Barr que emitiera este memorando a los fiscales federales, según un alto funcionario del Departamento de Justicia. Barr, sin embargo, se reunió con el líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell, republicano por Kentucky, el lunes temprano. McConnell defendió a Trump el lunes temprano en el Senado, argumentando que tiene derecho a presentar demandas en los tribunales.

Barr no respondió a las preguntas cuando salió de la oficina de McConnell y un portavoz del DOJ se negó a comentar sobre lo que discutieron. Un funcionario del Departamento de Justicia (DOJ) le dijo a NBC News que el memorando de Barr no alega que haya irregularidades sustanciales en las elecciones. Autoriza a los fiscales locales de los Estados Unidos a investigar si se enteran de «acusaciones claras y aparentemente creíbles de irregularidades que, de ser ciertas, podrían afectar el resultado de una elección federal en un estado individual».

Y añadió: «Si bien las acusaciones serias deben manejarse con mucho cuidado, las declaraciones engañosas, especulativas, fantasiosas o inverosímiles no deben ser una base para iniciar investigaciones federales». Además, declaró: «Nada aquí debe tomarse como una indicación de que el Departamento de Justicia ha concluido que las irregularidades en la votación han impactado el resultado de cualquier elección». Para ganar las elecciones en los tribunales, Trump debería darle la vuelta al escrutinio en Pensilvania, Georgia y Nevada o Arizona, todos ellos estados en los que Biden ya ha sido declarado ganador o lidera el escrutinio de forma clara.

Publicidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.