Publicidad

Univision Noticias

El sospechoso, de 22 años, entró al lugar y comenzó a disparar usando un «rifle largo». Al menos dos personas dentro del club lo interpelaron y lograron reducirlo. Por el momento no está claro qué pudo motivar al atacante a cometer semejante masacre que deja al menos 5 muertos. Esto es lo que se sabe hasta ahora.

Un tiroteo la noche del domingo en un club gay de Colorado Springs dejó 5 muertos y 25 heridos, entre ellos al menos dos en estado crítico. La heroica actuación de los dos clientes que redujeron al atacante evitó un desenlace mucho peor.

La policía no ha dado a conocer la identidad de las víctimas. El autor fue identificado como un hombre de 22 años, quien entró al lugar y comenzó a disparar usando un «rifle largo», según las autoridades. Inicialmente no comentaron los posibles motivos del ataque.

Las autoridades pidieron paciencia y dejaron claro que se trata de una investigación en curso, por lo que tenían muchos detalles por puntualizar. El FBI se unió a la investigación.

Esto es lo que se sabe:

Dónde ocurrieron los hechos

La policía recibió varias llamadas por un tiroteo en el Club Q de Colorado Springs, a partir de las 23:57 de la noche. El Club Q es un local dirigido a la comunidad LGTBQ+ que organiza un espectáculo llamado ‘Drag Diva Drag Show’ los sábados, según su sitio web.

De acuerdo con una publicación en Facebook, el club tenía planeado un almuerzo «para todas las edades» para este domingo para celebrar el ‘Día de la Memoria Transgénero’, un fecha que honra a las personas de ese colectivo que han perdido la vida en actos violentos y tránsfobos.

El atacante entró y abrió fuego

El agresor, que de forma preliminar la policía cree que es el único responsable de los hechos, entró al lugar e inmediatamente comenzó a disparar. Usó al menos un «rifle largo», dijeron las autoridades en una conferencia de prensa el domingo. También informaron que habían conseguido recuperar dos armas de la escena y estaban investigando su procedencia.

El hombre, de 22 años, fue identificado por la policía como Anderson Lee Aldrich. Resultó herido y fue detenido. A horas tempranas del domingo se encontraba recibiendo atención médica.

Según The New York Times, una persona con el mismo nombre y edad que el sospechoso fue arrestada por agentes de la oficina del sheriff el añado pasado después de que su madre denunciara que la había amenazado con lastimarla con una bomba casera, armas y municiones, aunque no se encontró ninguna bomba entonces.

al atacante

Adrián Vázquez, jefe de la Policía de Colorado Springs, dijo en rueda de prensa que «mientras el sospechoso estaba dentro del club, al menos dos personas heroicas lo confrontaron, pelearon con él y pudieron evitar que continuara con la matanza».

El ataque en el club Q terminó cuando un cliente le arrebató una pistola al sospechoso y lo golpeó con ella, detalló el alcalde de Colorado Springs, John Suthers, a la AP.

Cuando la policía irrumpió en el club, el hombre seguía encima del atacante, inmovilizándolo, agregó Suthers.

«Si ese individuo no hubiera intervenido, esto podría haber sido exponencialmente más trágico», dijo Suthers.

Al revisar la grabación de las cámaras de vigilancia, los dueños del local dijeron que otro cliente también participó en la acción para detener al atacante.

«Un cliente derribó al atacante y fue ayudado por otro», dijo Matthew Haynes, uno de los propietarios del club, citado por The New York Times.

Refiriéndose a la primera persona que actuó, Haynes resaltó: «Salvó docenas y docenas de vidas. Detuvo al hombre en seco. Todos los demás huían, y él corrió hacia él».

El otro copropietario, Nic Grzecka, contó al diario The Washinton Post, que el tiroteo no duró más de dos minutos antes de que el cliente sometiera al atacante y el otro ayudara a sujetarlo. La policía llegó unos tres minutos después, dijo.

“El motivo del crimen es parte de la investigación y si esto fue un crimen de odio es parte de esa investigación”, dijo Vásquez.

“Puedo prometerles que la oficina del fiscal del distrito formará un equipo fuerte y trabajaremos incansablemente para lograr justicia”, declaró por su parte Michael Allen, fiscal del 4º Distrito Judicial de Colorado. “Toda persona, independientemente de quién sea, tiene derecho a estar protegida contra el miedo y el daño físico, y las acciones que se tomen para infundir miedo en comunidades específicas no serán toleradas en nuestra comunidad”, agregó.

Sin embargo, en un comunicado que sacó poco después del tiroteo, el Club Q catalogó los hechos como «crimen de odio».

“El Club Q está consternado por el absurdo ataque a nuestra comunidad”, escribió el establecimiento en su página de Facebook. “Agradecemos las rápidas reacciones de clientes heroicos que redujeron al atacante y pusieron fin a este ataque de odio”.

El gobernador de Colorado, Jared Polis, el primer gobernador abiertamente gay de la nación, calificó el tiroteo de «repugnante». “Esto es horrible, repugnante y devastador. Se me rompe el corazón por las familias y los amigos de las personas perdidas, heridas y traumatizadas en este horrible tiroteo”, dijo en un comunicado.

Si bien se trata de una investigación en curso, este tiroteo recuerda a la masacre de 2016 en el club Pulse de Orlando, Florida, en donde murieron 49 personas.

«Perdí amigos»: testimonio de sobrevivientes

Joshua Thurman, un hombre de 34 años que suele trabajar en el club como bailarín de gogó, pensó que los primeros disparos eran parte de la música y siguió bailando. Pero luego escuchó más y cuando vio el destello de fuego en la boca de un arma comprendió que se trataba de un tiroteo, contó al a prensa entre sollozos.

“Cuando salimos del camerino, vimos cuerpos”, recordó. “Había vidrios rotos, sangre, ¡perdí amigos!”. Según Thurman, un cantinero del lugar, a quien conocía desde hace tiempo, se encuentra entre las víctimas mortales.

El hombre, que vive cerca del club, asegura que el establecimiento suele ser un «lugar seguro» para sus clientes. “Este es un lugar que amamos, un lugar de paz, un lugar para ser nosotros mismos”.

Publicidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.