Publicidad

Telemundo noticias

El Sistema Público de Salud inglés ha emitido este domingo una alerta urgente a los doctores británicos por una nueva enfermedad, al parecer poco habitual pero peligrosa, que está afectando a los niños y que podría estar relacionado con la pandemia de coronavirus, que ha afectado a casi tres millones de personas en todo el mundo, y ha acabado con la vida de más de 200,000.

En las últimas semanas, las unidades de cuidados intensivos de Londres y otras partes del Reino Unido han tratado a menores “con una inflamación multiorgánica” que parece similar a un shock tóxico o sepsis, según este aviso.

Los pacientes sufren síntomas gastrointestinales (dolor de barriga, vómitos o diarrea), e inflamación del corazón, y muestran resultados anormales en sus pruebas sanguíneas. Se desconoce cuántas personas han desarrollado esta enfermedad, aunque no parecen ser muchas, según la radiotelevisión pública británica.

Algunos casos dieron positivo a la prueba del coronavirus y otros no, pero existe “una preocupación creciente”, según la alerta, a que este síndrome inflamatorio esté vinculado al COVID-19, una enfermedad que hasta ahora no había provocado complicaciones tan graves en menores de edad. El profesor Russell Viner, presidente del Real Colegio de Pediatría y Salud Infantil, ha intentado tranquilizar a los padres asegurando que, en general, es poco probable que los niños se encuentren muy mal debido al coronavirus.

“Ya sabemos que un número muy pequeño de niños puede enfermarse gravemente con coronavirus, pero esto es muy raro. La evidencia de todo el mundo nos muestra que los niños parecen ser la parte de la población menos afectada por esta infección», ha indicado.

“Las nuevas enfermedades pueden presentarse de manera que nos sorprendan, y los médicos deben estar al tanto de cualquier evidencia emergente de síntomas particulares o de afecciones subyacentes que podrían hacer que un paciente sea más vulnerable al virus. Sin embargo, nuestro consejo sigue siendo el mismo: los padres deben saber que es poco probable que los niños estén gravemente enfermos con COVID-19, pero si están preocupados por la salud de sus hijos por cualquier motivo, deben buscar ayuda de un profesional de la salud», agregó. El primer ministro de Reino Unido, Boris Johnson, ha reaparecido este lunes tras haberse recuperado de coronavirus y comunicó que las medidas de confinamiento aún no pueden ser suavizadas.

En una declaración ante su residencia oficial de Downing Street Johnson reiteró que el país afronta el «mayor desafío» desde la II Guerra Mundial, pero insistió en que sólo se levantarán algunas medidas de confinamiento cuando haya certeza de que no habrá otro pico de contagios: «Os pido que contengáis la impaciencia porque creo que estamos llegando al fin de la primera fase de este conflicto».

La alerta médica se difunde además mientras el Gobierno lidia con la creciente presión creciente para reabrir las escuelas del país y para que explique cómo aliviará las restricciones que comenzaron en marzo para contener la pandemia.

En su declaración, Johnson resaltó que la sanidad británica el Sistema de Salud Pública no se ha quedado sin ventiladores ni camas en la unidad de cuidados intensivos y no ha habido un colapso como se temía.

Cuando se le preguntó sobre la alerta, un portavoz del madatario solo señaló que el Gobierno está al tanto y «el Departamento de Salud lo está analizando». Reino Unido es uno de los países más afectados por la pandemia. Ha registrado más de 20,700 muertes por coronavirus y ya cuenta más de 154,000 ciudadanos contagiados, según datos de la Universidad John Hopkins.

España e Italia, también afectados

Se han reportado casos similares en más países y, de confirmarse su relación con el COVID-19, podría sumar un peligro extra, al afectar a un nucleo de la población que hasta ahora parecía casi inmune. En España, desde este domingo, todos los menores de 14 años ya pueden salir a la calle a jugar y pasear.

«Nuestros colegas italianos y españoles también lo están reportando. Las cifras son pequeñas, pero significativas. Queremos que la atención primaria esté atenta para que los afectados estén en el lugar correcto para recibir los cuidados pertinentes si es necesario, ha señalado en el diario Daily Mail la pediatra Elizabeth Whittake del hospital londinenses de St. Mary’s.

Publicidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.