Publicidad

Univision noticias

Según el gobernador de Jackson, Tate Reeves, pueden pasar varios días antes que el agua comience a drenar. Las autoridades han pedido a los residentes poner atención a las órdenes de evacuación, así como revisar el estado de la carreteras.

Unas 10 millones de personas están amenazadas por las inundaciones que están provocando varios ríos que cruzan el estado Mississippi, cuyos caudales se han elevado no solo por las incesantes lluvias, sino también por los obligados rebalses que las autoridades han debido realizar para retirar el agua sobrante de los embalses ubicados en las cercanías.

Se esperaba que este lunes el río Pearl, que cruza los estados de Mississippi y Louisiana, creciera hasta los 37.5 pies, el tercer mayor registro en 100 años. Un aumento de estas proporciones no se veía desde 1983, cuando el nivel del Pearl alcanzó los 39.58 pies. Antes, en 1979, el río llegó a su máximo histórico de 43.2 pies.

Un video publicado por el Departamento de Bomberos de Tennessee muestra el impacto de las inundaciones, que hicieron sucumbir el terreno donde se ubicaban dos casas, las cuales terminaron destrozadas.

Un sobrevuelo en el condado de Hardin muestracómo las inundaciones dejaron bajo el agua a vecindarios completos. “Realmente te mata verlo”, dijo Jim Hopson, vocero del embalse Pickwick en el valle de Tennessee. 

“Tenemos ingenieros trabajando 24-7 para resolver cuál es la manera más efectiva de mover el agua acumulada río abajo generando el menor impacto”, dijo a la agencia Associated Press.

Las lluvias durante el mes de febrero superaron en un 400% el promedio, y se espera que continúen en los próximos días. El agua caída no sólo aumenta el nivel de los ríos, sino también de las represas, obligando a las autoridades a decidir su evacuación. Ambas cosas elevan el riesgo de inundaciones de sectores poblados. “Es casi una batalla sin final”, agregó Hopson.

El embalse de Pickwick liberó este lunes 2.36 millones de galones de agua por minuto, un poco menos que los 2.5 millones liberados este domingo.

Hasta ahora, una mujer se encuentra desaparecida, presuntamente arrastrada por la crecida del río Tennessee, en Kentucky. Se trata de Brandy Osborne, de 37 años, quien fue vista por última vez en el condado de Marshall, cerca de una zona inundada, según la cadena de WSILTV.

Publicidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.